Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El limosnero y el rey

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hubo una vez un limosnero que estaba tendido al lado de la calle. Vió a lo lejos venir a el rey con su corona y capa. «Le voy a pedir, de seguro me dará bastante» pensó el limosnero y cuando el rey pasó cerca le dijo:

— «Su majestad, ¿me podría por favor regalar una moneda?» aunque en su interior pensaba que el rey le iba a dar mucho.

El rey le miró y le dijo :

— «¿Por qué no me das algo tú? ¿Acaso no soy yo tu rey?»…el mendigo no sabía que responder a la pregunta y dijo:

— «Pero su majestad…yo no tengo nada!». El rey respondió:

— «Algo debes de tener…busca!».

Entre su asombro y enojo el mendigo buscó entre sus cosas y supo que tenía una naranja, un bollo de pan y unos granos de arroz». Pensó que el pan y la naranja eran mucho para darle, así que en medio de su enojo tomó 5 granos de arroz y se los dió al rey.

Complacido el rey dijo:

— «Ves como si tenías!» Y le dió 5 monedas de oro, una por cada grano de arroz. El mendigo dijo entonces:

— «Su majestad…creo que acá tengo otras cosas», pero el rey no hizo caso y dijo:

— «Solamente de lo que me has dado de corazón te puedo yo dar».

Es fácil en esta historia reconocer como el rey representa a Dios, y el mendigo a nosotros.

El mendigo aún en su pobreza es egoísta y no se desprende de lo que tiene aún cuando su rey se lo pide. A veces, Dios nos pide que le demos algo para así demostrarle que El es el más importante, muchas veces nos pide ser humildes, otras ser sinceros o no ser mentirosos. Nos negamos a darle a Dios lo que nos pide, pues creemos que no recibiremos nada a cambio sin pensar en que Dios devuelve 100 veces más.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Clavan a Jesús en la cruz

Entretanto los soldados, habiendo crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, de los que hicieron cuatro partes, una para cada soldado, y la túnica. La cual

Artículo Completo

La Respuesta es sí

Hace poco alguien llamó a nuestra oficina. Yo fui quien cogió el auricular. «¿Es La Casa del Mofongo Italiano?» –un restaurante al cual le diseñamos

Artículo Completo

Los tres filtros

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera: – «¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo

Artículo Completo