EL honor es mejor que los honores

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

El ambiente estaba Cargado de mucha tensión. Rosa Elliot llegó a la cuarta ronda del concurso nacional de ortografía en Washington. Se le había pedido a la pequeña de 11 años de Carolina del Sur que deletreara la palabra «admisión». Ella lo hizo con su suave acento sureño, pero los jueces no fueron capaces de determinar si había pronunciado una «o» o una «a» como letra al lado de la última. Debatieron entre sí por varios minutos mientras escuchaban las grabaciones. Sin embargo, la letra decisiva tenía su acento demasiado marcado como para descifrarla. Finalmente el jefe de los jueces le pregunto a la única persona que conocía la respuesta.

¿Era una letra «a» o una «o» ?. Le preguntó a Rosa. En ese momento estando rodeada por jóvenes concursantes que murmuraban entre ellos, Rosa sabía el correcto deletreo de la palabra. Tranquilamente, sin titubear, contestó que había pronunciado mal la palabra y se fue del escenario.

Todo el auditorio se puso de pie y aplaudió, incluyendo unos cincuenta reporteros gráficos. El momento fue emocionante y lleno de orgullo para sus padres. Aun vencida era victoriosa. En efecto, con el pasar de los años, ¡se escribió más acerca e Rosa Elliot que sobre el «desconocido» ganador del concurso!

Ser una persona que ama la verdad, aun cuando esta va en contra de uno, nos reviste de gran honor…

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pequeñeces

Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar en un tren. Quería contemplar , devorar cada paisaje con los ojos

Artículo Completo