Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El hombre que construyó a dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un hombre quería construirse un dios. Sabía que se trataba de una empresa difícil y compleja, pero estaba decidido: construiría su Dios.

Echó cálculos. Sacó pluma y hoja, y comenzó a escribir:

— En primer lugar, mi dios tendría que ser omnipotente— . Y el hombre dedicó una buena parte de su vida acumulando poder para su dios. Juntó los cuatro vientos, recogió fragmentos de rayos esparcidos por la tierra, reunió gritos y alaridos de toda clase y los guardó en un frasco de cristal.

Después supo que su dios, para que fuese tal, debía ser inmortal. Quedó perplejo ¿Cómo lograr la inmortalidad para su dios? Después de muchos años, después de mucho embarcarse y trajinar, logró dar con la solución: — Las piedras no mueren— le gritó el eco de las montañas (aunque no advirtió que el grito provenía más bien de su alma). — Es verdad — se repitió internamente— , las piedras no pueden morir.

Reunió entonces una gran cantidad de piedras, rocas, mármoles, granitos, y lo puso junto a los fragmentos de rayos, junto al frasco de gritos y junto a los cuatro vientos.

— Ahora necesito un nombre para mi dios— se dijo satisfecho. El pobre hombre, ya viejo y encorvado por tanto esfuerzo, no podía creer que buscar un nombre para su dios fuese la cosa más difícil de todas. Se dio cuenta, desconsolado, que de nada había servido concentrar toda la fuerza y todos los gritos y toda la eternidad. Su dios no tendría nombre. Y por lo tanto nadie lo podría invocar o temer o contar sus hazañas. Su dios no era más que un impotente intento.

Entonces gritó a las criaturas, de entre las que había sacado los materiales para su dios:

— ¡Poned vosotras un nombre a mi dios!.

Y la creación respondió al unísono:

— Es un monstruo. Eso no es Dios.

— ¿Un monstruo?, Pero ¿es que no ven la fuerza que tiene? ¿No ven que es inmortal? ¿No escuchan sus gritos de poder?

La creación volvió a responder:

— Esa fuerza no es más que el viento de tu vanidad. Y las piedras no tienen vida y por eso no pueden morir. Las piedras no son más que la dureza de tu corazón.

Finalmente, en un último suspiro el viejo preguntó: — ¿Es que no puedo hacer mi dios?.

Y la creación, mostrando en un instante infinito todo su esplendor y toda su belleza, y toda su vida, dijo al unísono:

— ¡Dios nos ha hecho!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Deja secar la ira

Mariana se puso toda feliz por haber ganado de regalo un juego de té de color azul. Al día siguiente, Julia, su amiguita, vino bien temprano a

Artículo Completo

El águila y la tormenta

¿Sabías que un águila sabe cuando una tormenta se acerca mucho antes de que empiece? El águila volará a un sitio alto para esperar los vientos que

Artículo Completo

Cada uno da lo que tiene

Una persona perversa resuelve hacer un presente a una persona pobre por su aniversario e irónicamente manda preparar una bandeja llena de basura y desperdicios. En presencia

Artículo Completo

No te preocupes

A veces, cuando nada marcha de acuerdo con lo esperado, y la preocupación es quien reina.  Cuando el quebranto de lágrimas inunda nuestros ojos, y todo parece

Artículo Completo

Grano de oro

Iba yo pidiendo de puerta en puerta por el camino de la aldea, cuando apareció a lo lejos como un sueño magnífico, tu carro de oro. Y, yo

Artículo Completo

Las puertas del cielo

Un guerrero, samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: ¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos

Artículo Completo