Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El helecho y el bambú mi última charla con Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día decidí darme por vencido, renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi vida. Fui al bosque para tener una última charla con Dios. Dios, le dije. ¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?» Su respuesta me sorprendió…

— Mira a tu alrededor, Él dijo. ¿Ves el helecho y el bambú?

— Sí, respondí.

— Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua. El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salió de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú. En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú. Dijo Él. En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. Pero no renuncié, me dijo. En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. No renuncié dijo. Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura. Se la había pasado cinco años echando raíces. Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.

No le daría a ninguna de mis creaciones un reto que no pudiera sobrellevar, Él me dijo. ¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces? No renunciaría al bambú. Nunca renunciaría a ti. No te compares con otros, me dijo. El bambú tenía un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos eran necesarios y hacían del bosque un lugar hermoso. Tu tiempo vendrá Dios me dijo. ¡Crecerás muy alto!

— ¿Qué tan alto debo crecer? pregunté.

— ¿Qué tan alto crecerá el bambú? me preguntó en respuesta .

— ¿Tan alto como pueda? Indagué.

Nunca te arrepientas de un día en tu vida. Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida. Continúa. La felicidad te mantiene Dulce, los intentos te mantienen Fuerte, las penas te mantienen Humano, las caídas te mantienen Humilde, El éxito te mantiene Brillante, pero sólo Dios te mantiene Caminando…

One Comment

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Androcles y El León

Un esclavo llamado Androcles tuvo la oportunidad de escapar un día y corrió hacia la foresta. Y mientras caminaba sin rumbo llegó a donde yacía un león,

Artículo Completo

Introducción a Jeremías

Jeremías, el profeta del corazón quebrantado, es el autor de este libro que lleva su nombre. Es uno de los libros más notables de la Biblia. Cada

Artículo Completo

El hombre de los helados

El pequeño Carlos estaba haciendo todo lo posible para ahorrar dinero para comprarle un regalo a su madre. Era una lucha terrible, pues cedí­a fácilmente a la

Artículo Completo

Muerto o solo herido?

Se cuenta la historia de un rico propietario de una plantación y su siervo, Amos. El Sr. Stafford era aficionado a la caza. A menudo llevaba a

Artículo Completo