Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El granjero y sus tres hijos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cierta vez, escuché la historia de un agricultor de China que tenía tres hijos. El primer hijo llegó a ser un rico hombre de negocios, en una ciudad; el segundo hijo tenía un importante cargo en el gobierno; y el hijo menor compró un campo a muchos kilómetros de su hogar.

El agricultor extrañaba a sus tres hijos. Ellos no iban a visitarlos muy seguido, porque estaban ocupados y vivían lejos. Pasaron los años, y a medida que se acercaba su cumpleaños número 75, sus amigos decidieron hacerle una gran fiesta de cumpleaños. Invitaron a mucha gente, incluyendo a sus tres hijos. El granjero estaba muy emocionado.

El día de su cumpleaños, el agricultor se sentó afuera, esperando a sus hijos. Un carruaje se acercó por el camino. “Debe ser mi hijo mayor”, pensó el hombre. Pero era solo la esposa de su hijo.

– Él no pudo venir —le dijo—. Pero le manda un regalo maravilloso: le compró una hermosa casa.

El agricultor le agradeció, y esperó, al venir otro carruaje. Dentro de él se encontraba la esposa de su segundo hijo. Ella le dijo que su esposo lamentaba no haber podido venir, pero le enviaba un hermoso carruaje, como regalo de cumpleaños.

Finalmente, el viejo agricultor levantó la vista y vio a su hijo menor, con toda su familia, caminando hacia él.

– Papá, no pudimos traerte un lindo regalo. No nos ha ido bien con nuestra granja este año. Pero, queríamos verte y decirte que te amamos.

El agricultor sonrió, y lágrimas de gozo corrieron por su rostro.

– Ese es el mejor regalo que podrían haberme dado —dijo. Y juntos entraron en la fiesta.

Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. 2 Corintios 6:18

Dios dice: “Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas” Él nos ama y quiere que pasemos tiempo con él. Ese es el mejor regalo que podemos darnos a nosotros mismos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Marcos 15: El silencio de Jesús

Inmediatamente, a la. madrugada, los principales sacerdotes, juntamente con los ancianos y los maestros de la Ley -es decir, todo el Sanedrín- celebró una sesión. Maniataron a

Artículo Completo

Salto al vacío

Cierta oportunidad, el pequeño hijo le preguntaba a su padre: — Papá… ¿Qué es la fe? Para explicárselo, el papá trajo al niño hasta la boca del

Artículo Completo

Amor es ayudar

Una maestra de párvulos trataba de explicar a los niñitos de su clase lo que es el amor; pero no podía, y por saber lo que decían

Artículo Completo

La mariposa y la oruga

Había una vez una oruga que vivía en un gran árbol del parque. Cada día la oruga iba mordisqueando las hojas que encontraba en su camino, sin

Artículo Completo