Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El fin del mundo comienza con un rumor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Una vez la liebre dormía debajo de un mango. De repente oyó un fuerte ruido y creyó que se acababa el mundo y desaforada echó a correr, corría y corría tan rápido que los animales a su paso preocupados le preguntaron ¿por qué corres tan rápido?
La liebre gritó: ¡porque viene el fin del mundo!. Los gamos asustados la siguieron y así poco a poco una especie tras otra las seguía hasta que toda la selva corría desaforada en tal estampida que habría terminado en la destrucción de todos.
Cuando Buda, que entonces vivía como sabio, en una de las muchas formas de su existencia, preguntó al último grupo por qué se había unido a la estampida y ellos dijeron: porque se acerca el fin del mundo. Buda respondió: esto no puede ser ¿quién les dijo eso?, vamos a averiguar qué es lo que les hizo pensar así.
Entonces preguntó a una especie tras otra, de dónde venía esa idea, y así fue poco a poco averiguando hasta llegar a la liebre que había iniciado el rumor. Al llegar a ella Buda preguntó, a ver liebre ¿por qué crees eso?, porque escuché un ruido horrible, respondió. ¿Me puedes decir dónde te encontrabas cuando sucedió eso?.
— Me encontraba dormida debajo de un mango, respondió.
— Entonces probablemente oíste caer un fruto y eso te despertó y por tu estado adormilado te asustaste más de lo común; a ver, volvamos al árbol para ver si esto es así. Todos fueron al lugar donde dormía la liebre y se dieron cuenta que justo ahí había un mango caído. Así fue como Buda salvó al reino animal de la autodestrucción.”
Cuantas veces un rumor (del lo que dicen del fin del mundo) aterroriza a la gente y la detiene para hacer lo que ha venido a hacer en esta bella Tierra, cuantas veces el rumor de «el mundo se va a acabar» detiene a muchas personas de disfrutar de lo marvillosa que es la vida y nuestro planetita que habitamos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El científico y la Muerte

Había una vez un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción. Un día

Artículo Completo

Un hombre y una mesa

El origen de las “cosas” es por completo la obra de los que imaginan, de los que piensan, quieren, inventan. El concepto mismo de “cosa” tanto como

Artículo Completo