Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El equilibrista

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El gran equilibrista habí­a tendido una cuerda desde un borde al otro de un acantilado. El se aprestaba a hacer su demostración y la multitud, situada abajo, esperaba ansiosa.

-¿Creen que puedo cruzar al otro lado caminando por la cuerda?- preguntó el artista.
-¡Sí­!- contestó la multitud.

Y allá fue el hombre llegando a la orilla opuesta en medio de los aplausos y el bullicio.

-¿Creen que puedo cruzar al otro lado llevando una carretilla?-
-¡Sí­!- se escuchó nuevamente.
-Ahora: ¿Creen que puedo cruzar llevando una persona en la  carretilla?- preguntó.
-¡Sí­! nuevamente fue la respuesta.

Entonces el artista dijo:

-¿Quién es voluntario para subir a la carretilla?.

Se hizo un silencio total. Todos se estremecieron. Todos temieron. Todos creí­an siempre y cuando no estuviera en juego su seguridad personal. En realidad no creí­an. No confiaban en él. Entonces, de la multitud surgió un niño, que rápidamente corrió y subió a la carretilla. Ambos el equilibrista y el niño llegaron sin demora al otro lado, corriendo por la cuerda. Ese niño era el hijo del artista, que confiaba con todo su corazón en su papá.

¿Cuántas veces nosotros decimos que creemos pero no es así­. Pensamos que Cristo es el Salvador del Mundo pero no creo que sea mi Salvador. Creemos que Él libró a otros pero no creo que me librará a mí­. Creo que sanó a otros pero no creo que me sanará a mí­. No me atrevo a emprender alguna tarea difí­cil, porque creo que no me sostendrá.

¡Ojala nuestra fe sea como la de ese niño!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Regalos para Cristo

Y la estrella que habían visto salir iba delante de ellos, hasta que por fin se de tuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Cuando los

Artículo Completo

El anciano y el niño

Eramos la única familia en el restaurante con un niño. Yo senté a Daniel en una silla para niño y me di cuenta que todos estaban tranquilos

Artículo Completo