Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Doctor Milagroso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Siendo las 6 de la mañana, me encontraba otro día más camino hacia el Hospital de Neoplásicas, centro médico para enfermos con cáncer. Ya habíamos visitado en numerosas veces al doctor, y tanto mi hermana como mi madre se encontraban esperando su turno para ser atendidas. Los doctores ya conocían el caso: mi hermana tenía un agudo dolor en los senos y un olor fétido por la pus que se estaría formando.

El caso se iba complicando conforme pasaba el tiempo, y la realidad se hacía cada vez más dura cuando conocíamos los resultados de los análisis. El último día se conocieron los resultados que confirmaron aquella dolorosa realidad que todos en casa ya conocían pero que se resistían a aceptar.

Entró mi hermana al consultorio para recibir sus documentos y el diagnóstico, y mientras ello ocurría, mi madre se dirigió a una pequeña capilla ubicada dentro del mismo hospital a orar por la salud de mi hermana pidiendo por su mejoría y su recuperación. Regresó mi madre a la puerta del consultorio para esperar que ella saliera con sus resultados y ayudarla en ese momento pues sabía que lo que afrontaría mi hermana no sería nada fácil, y le iba a causar un profundo dolor.

Al abrirse la puerta del consultorio, mi madre vio a mi hermana salir muy desconcertada con sus documentos en mano por lo que mi madre supuso lo peor .

Sin embargo, cuando mi madre se acercó, ella le contó que daba gracias a Dios pues no tenía absolutamente nada, que estaba sana, que ni los doctores se explicaban el hecho, pero que ya no tenía ningún problema en los senos, que estaba curada.

Fue en ese momento, cuando mi madre le preguntó por el doctor que la acompañó hasta la puerta, pues tenía facciones de extranjero; a lo que mi hermana le respondió que no, que solamente estaba el doctor y la enfermera que siempre la atendían, que nadie la acompaño hasta la puerta y que no había otra persona más.

Pero mi madre si lo había visto y pudo reconocer finalmente quien era ese hombre:
Era Jesús. Él curó y salvó a mi hermana.

Ella ahora tiene 28 años, es casada, formó una linda familia con dos hijos, y hasta ahora, su salud ha permanecido inquebrantable.

Jesús fue quien la curó de todo mal.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Ezequiel 7: El fin viene

Ezequiel 7:1 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Ezequiel 7:2 «Tú, hijo de hombre, anuncia que así ha dicho Jehová, el Señor, a la tierra de

Artículo Completo

Job 17: Lamento de Job

Job 17:1  Mi aliento se agota, se acortan mis días y me está preparado el sepulcro. Job 17:2  No hay conmigo sino burladores; en su provocación se

Artículo Completo

Cristo pago nuestro rescate

Miguel de Cervantes, el célebre autor del libro Don Quijote de la Mancha, regresaba a España, después de cumplido su servicio militar en Italia, cuando el barco

Artículo Completo

Los otros te necesitan

La vida es un don maravilloso. Tiene sentido vivirla si, saliendo del cerco estrecho de tu egoísmo, te abres a los demás con una entrega generosa. “La

Artículo Completo

La mariposa que no podía volar

Aquella mariposa era como todas las mariposas. Tenía un cuerpo largo y esbelto. Sus antenitas se movían de un lado hacia otro nerviosamente. Sus alas poseían hermosos

Artículo Completo