Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El día que yo cambié

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Decidí no esperar las oportunidades sino salir a buscarlas. Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución. Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis. Decidí ver cada noche como un misterio a resolver.Y cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día comencé a ser fuerte, feliz de verdad, gracioso. Aquel día dejé de temer por cada vez que perdía. Y sentí que para vencer no es necesario ganar. Ví que dar lo mejor de mí me hacía feliz, así no fuera el primero, así no me coronaran o me aplaudieran.

Sentí nuevamente que el único rival soy yo mismo. Me dejó de importar quien ganara o perdiera… Ahora me importa simplemente sentirme mejor que ayer. Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Pero también vi que a veces se cae, y que el único camino es levantarse y seguir. Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, “el amor es una filosofía de vida”.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas… Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad. Desde aquel día ya no duermo solo para descansar, ahora también duermo para soñar…

Walt Disney

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El juicio

En una aldea había un anciano muy pobre, pero hasta los reyes lo envidiaban porque poseía un hermoso caballo blanco. Los reyes le ofrecieron cantidades

Artículo Completo

Encerrados

El frío de aquel cuarto de hospital hacía pensar a uno en todo lo que uno no quería. Y es que a veces tenemos que

Artículo Completo

Huellas doradas

Martín había vivido gran parte de su vida con intensidad y gozo. De alguna manera su intuición lo había guiado cuando su inteligencia fallaba en

Artículo Completo