Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El decir y el hacer deben ir juntos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sucedió en un campo de batalla que un capellán que estaba en la primera línea de combate con los soldados, acudió a socorrer a un soldado gravemente herido.
Al suponerle cerca de la muerte empezó a hablarle de Cristo y leerle porciones de las Escrituras.

El soldado le detuvo con un gesto y con voz entrecortada le pidió que le acomodara mejor sobre el terreno. Después le pidió que le desabrochara la guerrera; seguidamente que le diera de beber. Así continuó el soldado, solicitando atenciones, por unos minutos más.

Al fin, cuando se sintió más tranquilo y atendido, dijo al capellán: «Si ese libro que quiere leerme es el que le dice que haga por mí todas las cosas que yo necesitaba, hágame el favor de leérmelo.»

Nuestra vocación como creyentes es la de proclamar y demostrar el evangelio de Jesucristo. Estos dos aspectos nunca deben separarse: Proclamar y demostrar. Proclamar con los labios y demostrar con la vida.

4 Comments

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Punto sin retorno

Largo rato atisbó la llegada de la joven. Sabía que todas las noches, a las diez en punto, regresaba del trabajo. Era una joven bella, atractiva, verdadera

Artículo Completo

La mariposa y la oruga

Había una vez una oruga que vivía en un gran árbol del parque. Cada día la oruga iba mordisqueando las hojas que encontraba en su camino, sin

Artículo Completo

Hacer lo mejor

Siempre admiré a las personas detallistas; aquellas que realizan las tareas de manera casi perfecta. Son personas de buen gusto, que tienen paciencia para volver a hacer

Artículo Completo