El decir y el hacer deben ir juntos

Sucedió en un campo de batalla que un capellán que estaba en la primera línea de combate con los soldados, acudió a socorrer a un soldado gravemente herido.
Al suponerle cerca de la muerte empezó a hablarle de Cristo y leerle porciones de las Escrituras.

El soldado le detuvo con un gesto y con voz entrecortada le pidió que le acomodara mejor sobre el terreno. Después le pidió que le desabrochara la guerrera; seguidamente que le diera de beber. Así continuó el soldado, solicitando atenciones, por unos minutos más.

Al fin, cuando se sintió más tranquilo y atendido, dijo al capellán: «Si ese libro que quiere leerme es el que le dice que haga por mí todas las cosas que yo necesitaba, hágame el favor de leérmelo.»

Nuestra vocación como creyentes es la de proclamar y demostrar el evangelio de Jesucristo. Estos dos aspectos nunca deben separarse: Proclamar y demostrar. Proclamar con los labios y demostrar con la vida.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


bricks

Deja tu comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…