Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El círculo del odio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un importante señor gritó al director de su empresa, porque estaba enojado en ese momento. El director, llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa.

Su esposa gritó a la empleada que rompió un plato. La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar. El perro salió corriendo, y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta.

Esa señora fue a la farmacia para colocarse la vacuna y que le curaran la herida, y gritó al farmacéutico, porque le dolió la vacuna al ser aplicada.

El farmacéutico, llegó a su casa, y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado.

Su madre, tolerante, y un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos diciéndole:

— Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Tu trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor. Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos.

En ese momento, se interrumpió el círculo del odio, porque chocó con la tolerancia, la dulzura, el perdón y el amor.

Si usted es uno de los que ingresaron en un circulo de odio, acuérdese que puede romperlo con tolerancia, dulzura, perdón y amor.[

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La importancia del tiempo

Imagínate si existe un banco, que cada mañana acredite a tu cuenta la suma de $86.400.00. No arrastra tu balance día a día. Cada noche borra cualquier

Artículo Completo

El país sin punta

Juanito trotamundos era un gran viajero. Una vez llegó a una ciudad donde las esquinas de las casas eran redondas y los tejados no acababan en punta,

Artículo Completo