Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El ciego y la rosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un ciego caminaba lentamente por un camino. Al serle desconocido , cada paso que daba lo tanteaba bien con su viejo bastón.

De pronto sintió un agradable olor a rosas . Siguió adelante , con cuidado hasta tocar con el bastón el rosal. Con cuidado para no pincharse cortó una ramita del rosal, la acercó a su rostro y , olfateándola , se recreo con su perfume.

El ciego preguntó a la ramita: ¿eres tú la Rosa? La ramita le contestó complacida y sincera : «no soy la rosa, pero estaba junto a la rosa y por eso huelo.»

Moraleja:

_ Quien está junto a la rosa, huele a rosa

_Quien esta junto a la basura, huele a basura.

_Quien tiene malos amigos, termina siendo malo.

_Quien tiene buenos amigos, cada día es mejor.

«Jesús oye nuestro corazón, aunque no pronunciemos palabras»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Culpable

Hoy, en el primer día de cualquier año, en el año de cualquier siglo, en mis plenas facultades mentales y físicas y asumiendo cuanto digo y escribo

Artículo Completo

El anciano Diácono

Le llamaremos Juan. Está despeinado, descalzo, su camisa agujereada; su pantalón anda por las mismas. Así vistió durante sus cuatro años de estudios universitarios. Es brillante… mas,

Artículo Completo

Mateo 22: Gozo y juicio

 Jesús volvió a dirigirse a ellos en parábolas: -El Reino del Cielo se puede comparar con la situación que se produjo cuando un hombre que era rey

Artículo Completo