Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El ciego y la rosa

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un ciego caminaba lentamente por un camino. Al serle desconocido , cada paso que daba lo tanteaba bien con su viejo bastón.

De pronto sintió un agradable olor a rosas . Siguió adelante , con cuidado hasta tocar con el bastón el rosal. Con cuidado para no pincharse cortó una ramita del rosal, la acercó a su rostro y , olfateándola , se recreo con su perfume.

El ciego preguntó a la ramita: ¿eres tú la Rosa? La ramita le contestó complacida y sincera : «no soy la rosa, pero estaba junto a la rosa y por eso huelo.»

Moraleja:

_ Quien está junto a la rosa, huele a rosa

_Quien esta junto a la basura, huele a basura.

_Quien tiene malos amigos, termina siendo malo.

_Quien tiene buenos amigos, cada día es mejor.

«Jesús oye nuestro corazón, aunque no pronunciemos palabras»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Ser y dejar ser

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo.  La sorprendente revelación que te voy

Artículo Completo

Un millón de sapos

Muchos se angustian por problemas que, en su mayoría, nunca llegan a hacerse realidad. Sufren con anticipación, pensando e imaginando cosas que pudieran suceder. La

Artículo Completo

Un grano de café

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y como las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía como hacer para seguir

Artículo Completo