El ciego y la rosa

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un ciego caminaba lentamente por un camino. Al serle desconocido , cada paso que daba lo tanteaba bien con su viejo bastón.

De pronto sintió un agradable olor a rosas . Siguió adelante , con cuidado hasta tocar con el bastón el rosal. Con cuidado para no pincharse cortó una ramita del rosal, la acercó a su rostro y , olfateándola , se recreo con su perfume.

El ciego preguntó a la ramita: ¿eres tú la Rosa? La ramita le contestó complacida y sincera : «no soy la rosa, pero estaba junto a la rosa y por eso huelo.»

Moraleja:

_ Quien está junto a la rosa, huele a rosa

_Quien esta junto a la basura, huele a basura.

_Quien tiene malos amigos, termina siendo malo.

_Quien tiene buenos amigos, cada día es mejor.

«Jesús oye nuestro corazón, aunque no pronunciemos palabras»

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cuando llegó la muerte

El discípulo de un conocido maestro, estaba un día sentado en un rincón de una posada, cuando oyó hablar a dos personajes. Por lo que

Artículo Completo