El chantaje

Un niño visitaba a sus abuelos en su finca. Le habían dado un tira piedra –una honda por estos lares– para que jugara en el bosque y, por mucho que el practicaba, nunca le daba al blanco. Al fin, desanimado y cansado, caminaba hacia su casa para cenar, cuando se encontró el pato favorito de su abuela. En un momento de impulso lanzó una piedra, y le dio directamente a la cabeza del pato el cual quedó muerto. El niño se espantó y por el pánico que tenía, escondió el pato muerto en una pila de madera. Entonces vio que su hermana Sally lo había visto todo, y no dijo nada. Pero ese día, después del almuerzo, la abuela dijo, “Sally vamos a lavar los platos”. Sally respondió, “Abuela, Johnny me dijo que él quería ayudarte en la cocina.” Entonces le susurró a su hermano, “¿recuerdas el pato?”. Johnny, sintiéndose chantajeado, lavó los platos.

Más tarde el abuelo le preguntó a los niños si querían irse de pesca, y la abuela dijo, “Lo siento pero necesito que Sally se quede y me ayude a preparar la cena. “Sally solo sonrió y dijo, “Bueno, está bien, pero Johnny me dijo que él te quería ayudar.” De nuevo le susurró al hermano, “¿Recuerdas el pato?” Así que Sally se fue a pescar y Johnny se quedó ayudando en la casa. Después de varios días en que Johnny hacía los quehaceres de Sally, no pudo aguantar más, y fue a donde estaba su abuela y le confesó que él había matado el pato. La abuela lo abrazó y le dijo, “Mi amor, yo lo sabía. Yo estaba parada en la ventana y lo ví todo. Tú mismo te hiciste esclavo de Sally por el miedo de confiarme tu problema. Yo te amo y te perdono, solo esperaba que fueras honesto conmigo para liberarte del chantaje de Sally.”

¿Hay algo en tu vida que no te atreves a contarle a Jesús? Él está esperándote. Él lo sabe todo, te ama y quiere perdonarte.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Libre

Hubo un tiempo en mi vida en que si me preguntabas: «¿Qué fue lo último que hiciste mal?», podía haberte detallado el preciso instante en

Leer Más >>