El Centavo

Un niñito que jugaba un dí­a con un jarrón muy valioso metió su mano dentro y no pudo sacarla. Su padre también trató lo mejor que pudo, pero en vano. Estaban pensando ya en romper el jarrón cuando el padre dijo:

— Ahora, hijo mí­o, tratemos una vez más. Abre tu mano y estira tus dedos como me ves, y entonces sácala.

Para su asombro, el chiquití­n respondió:

— Oh no, papi. No podrí­a estirar mis dedos así­, porque si lo hiciera dejarí­a caer mi centavo.

Muchos de nosotros somos como el niño de la historia, nos aferramos al mí­sero centavo que tenemos y no vemos más allá de la gracia de Dios que desea bendecirnos en forma sobre abundante. Podemos reírnos, pero así como él nosotros en muchas ocasiones nos aferramos tan fuertemente a nuestros problemas como el niño al centavo. Y así, figurativamente arrastramos nuestros problemas a todas partes sintiendo pena por nosotros mismos.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…