Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Centavo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un niñito que jugaba un dí­a con un jarrón muy valioso metió su mano dentro y no pudo sacarla. Su padre también trató lo mejor que pudo, pero en vano. Estaban pensando ya en romper el jarrón cuando el padre dijo:

— Ahora, hijo mí­o, tratemos una vez más. Abre tu mano y estira tus dedos como me ves, y entonces sácala.

Para su asombro, el chiquití­n respondió:

— Oh no, papi. No podrí­a estirar mis dedos así­, porque si lo hiciera dejarí­a caer mi centavo.

Muchos de nosotros somos como el niño de la historia, nos aferramos al mí­sero centavo que tenemos y no vemos más allá de la gracia de Dios que desea bendecirnos en forma sobre abundante. Podemos reírnos, pero así como él nosotros en muchas ocasiones nos aferramos tan fuertemente a nuestros problemas como el niño al centavo. Y así, figurativamente arrastramos nuestros problemas a todas partes sintiendo pena por nosotros mismos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los tres deseos

Había una vez un hombre, que no era muy rico, que se casó con una bella mujer. Una noche de invierno, sentados junto al fuego, comentaban la

Artículo Completo

Evangelio según Marcos

Los tres primeros evangelios, Mateo; Marcos y Lucas, se conocen como los evangelios sinópticos. La palabra sinóptico viene de dos palabras griegas que quieren decir ver juntamente;

Artículo Completo

Un dólar

Un joven predicador fue invitado a último momento para que predicase un sermón en la iglesia de su ciudad. Siguiendo un impulso, usó como tema uno de

Artículo Completo

Obediencia

A las lecciones del maestro Bankéi acudían no sólo estudiantes del Zen sino también personas de toda escuela y estamento. Él nunca citaba los sutra ni se

Artículo Completo