El carpintero

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un día el carpintero estaba cortando una rama de un árbol cerca de un río y su hacha se le cayó al río. El infeliz carpintero le rogó a Dios.

Dios se le apareció y le preguntó:

— ¿Por qué estás llorando?

— Mi hacha se le ha caído al río.

Dios se metió en el río y le sacó una hacha de oro. Le preguntó:

— ¿Es ésta tu hacha?

— No. Dios se metió de nuevo al río y sacó un hacha de plata:

— ¿Y ésta, es la tuya?

— No. Esa no es.

Dios volvió al río, sacó un hacha de madera y preguntó:

— ¿Es ésta tu hacha?

— Sí. Esa es.

Dios estaba tan contento con la sinceridad del carpintero que le dejó las tres hachas y mandó al carpintero a su casa.

Otro día, en el campo, paseaban el carpintero y su esposa. Su esposa tropezó y cayó al río. El infeliz carpintero le rogó a Dios. Dios se le apareció y le preguntó:

— ¿Por qué estás llorando?

— Mi esposa se ha caído al río.

Dios se metió en el río, sacó a Gabriela y preguntó:

— ¿Es ésta tu esposa?

— ¡Sí, sí!

Dios se enfureció.

— Eres un mentiroso, un rufián!

— ¡Oh, Dios; perdóname! Ha sido un malentendido. Pues si digo que no es Gabriela, después tú me sacarías a Sofía Vergara. Después si digo que no es ella, entonces sacarías a mi esposa y al decir que sí es ella Tú me dejarías con las tres. Dios, yo soy un humilde carpintero y no podría mantener las tres. Sólo por eso dije sí la primera vez.

La moraleja de la historia es que los hombres sólo mentimos por causas honorables y con buenas intenciones.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Decidir y ser constantes

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos

Artículo Completo

La Puerta

Un hombre, conocido artista de la región, había pintado un grandioso cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas,

Artículo Completo

El arte de estar bien

Si no queremos enfermar… expresemos nuestros sentimientos. Las emociones y sentimientos ocultos, reprimidos, terminan en enfermedades como la gastritis, úlcera, dolor lumbar y de la

Artículo Completo

1 Timoteo: 1 El real decreto

Pablo, apóstol de Jesucristo por real decreto de Dios, nuestro Salvador, y de Jesucristo, nuestra esperanza, escribe esta carta a Timoteo, su auténtico hijo en

Artículo Completo