Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El carpintero

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día el carpintero estaba cortando una rama de un árbol cerca de un río y su hacha se le cayó al río. El infeliz carpintero le rogó a Dios.

Dios se le apareció y le preguntó:

— ¿Por qué estás llorando?

— Mi hacha se le ha caído al río.

Dios se metió en el río y le sacó una hacha de oro. Le preguntó:

— ¿Es ésta tu hacha?

— No. Dios se metió de nuevo al río y sacó un hacha de plata:

— ¿Y ésta, es la tuya?

— No. Esa no es.

Dios volvió al río, sacó un hacha de madera y preguntó:

— ¿Es ésta tu hacha?

— Sí. Esa es.

Dios estaba tan contento con la sinceridad del carpintero que le dejó las tres hachas y mandó al carpintero a su casa.

Otro día, en el campo, paseaban el carpintero y su esposa. Su esposa tropezó y cayó al río. El infeliz carpintero le rogó a Dios. Dios se le apareció y le preguntó:

— ¿Por qué estás llorando?

— Mi esposa se ha caído al río.

Dios se metió en el río, sacó a Gabriela y preguntó:

— ¿Es ésta tu esposa?

— ¡Sí, sí!

Dios se enfureció.

— Eres un mentiroso, un rufián!

— ¡Oh, Dios; perdóname! Ha sido un malentendido. Pues si digo que no es Gabriela, después tú me sacarías a Sofía Vergara. Después si digo que no es ella, entonces sacarías a mi esposa y al decir que sí es ella Tú me dejarías con las tres. Dios, yo soy un humilde carpintero y no podría mantener las tres. Sólo por eso dije sí la primera vez.

La moraleja de la historia es que los hombres sólo mentimos por causas honorables y con buenas intenciones.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Aceptar el paquete

Hace algunos años llegó un extraño paquete al correo de Johannesburg, dirigido a Ted Beckman, en Sudáfrica, procedente de cierto lugar de Inglaterra. El empleado postal explicó

Artículo Completo

El perro y el conejo

Un señor les compró un conejo a sus hijos. Los hijos del vecino del costado, le pidieron una mascota al padre. El hombre compró un cachorro de

Artículo Completo

Reloj

Un relojito que acababa de ser terminado por el relojero, fue puesto en una repisa en la bodega, junto a dos relojes mayores que estaban muy ocupados

Artículo Completo