Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El canto de las sirenas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

«Cuenta la leyenda que advertido por la diosa Circe de lo peligroso que era el canto de las Sirenas, Ulises ordenó tapar con cera los oídos de sus remeros y se hizo atar al mástil del navío. Si por el hechizo musical pedía que lo liberasen, debían apretar aún más fuerte sus ataduras.

Gracias a ello Ulises fue el único ser humano que oyó el canto de las sirenbas y sobrevivió a quienes devoraban a los infaustos que se dejaban seducir. Estas criaturas monstruosas se precipitaron al abismo al verse vencidas.»
 
Cuán superior es nuestra vida a la de Ulises. Nosotros en vez de taparnos los oídos los abrimos para escuchar el canto de Jesús que es nuestra fuerza, y en vez de atarnos a un mástil nos clavamos juntamente con Cristo en la cruz donde somos muertos al pecado. Por eso no escuchamos el canto del mundo, a pesar de que lo oímos, porque «todo lo podemos en Cristo que nos fortalece».
 
A diferencia de Ulises no coqueteamos con los placeres y hechizos de las sirenas. Porque Jesús puso un canto de liberación en nuestra alma.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El juicio

En una aldea había un anciano muy pobre, pero hasta los reyes lo envidiaban porque poseía un hermoso caballo blanco. Los reyes le ofrecieron cantidades fabulosas por

Artículo Completo

Dios Padre

Dios Padre: Padre que no puede ser feliz hasta que Sus hijos desagradecidos y rebeldes vuelvan al hogar. No azota a la humanidad para que se Le

Artículo Completo

Viaje sin gritos

En un reciente vuelo en avión había dos chicos que no estaban felices de encontrarse allí, e interrumpían la paz de los demás pasajeros. Sus gritos y

Artículo Completo