Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El barbero y Dios

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía.

Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios y el barbero dijo:

-Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice..

-Pero, ¿por qué dice usted eso? – preguntó el cliente.

-Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, ¿Acaso si Dios existiera, habrían tantos enfermos, habrían niños abandonados? Si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad, yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería cuando vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado.

Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero. – ¿Sabe una cosa?, los barberos no existen.

-¿Cómo que no existen? – preguntó el barbero – si aquí estoy yo y soy barbero. -¡No! -dijo el cliente – no existen porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

-¡Ah!, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí.

-¡Exacto! -dijo el cliente – ese es el punto, Dios SÍ existe; lo que pasa es que las personas no van hacia Él y no le buscan? por eso hay tanto dolor y miseria.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

No te preocupes. Sé feliz

Es asombroso cómo el menor problema nos hace apartar la mirada de Dios. La tensión interrumpe nuestro sueño. Los vendedores telefónicos interrumpen nuestra cena. Los

Artículo Completo

Malas noticias

Hace varios años, antes de que los teléfonos móviles se hicieran comunes, un líder de seminario preguntó a su auditorio: -Si alguien viniera a esta

Artículo Completo

Día de limpieza

Estaba necesitando hacer una limpieza en mí, tirar algunos pensamientos indeseados, lavar algunos tesoros que estaban medio oxidados. ¡Entonces saqué del fondo de las gavetas

Artículo Completo