Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El anacoreta y el pozo

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Aquel año la sequía fue horrible. El pequeño hilillo de agua que apagaba la sed del Anacoreta y alimentaba el pequeño embalse para regar, se secó. El anciano llamó a su discípulo y le dijo:

— Vamos en busca de un pozo.

El joven miró extrañado al Anacoreta, pero le siguió confiadamente. Tras varias horas de camino, el discípulo empezó a dudar de que lo que hacían fuese razonable. Tímidamente dijo:

— Maestro, ¿no crees que es absurdo buscar un pozo al azar en el desierto?

El Anacoreta sonrió. Y pasando la mano sobre el hombro del discípulo, dijo:

— ¿No has leído el Principito? lo mismo pensaba Saint-Exupery y después comprendió.

El discípulo no entendió lo que quería decirle el Anacoreta, pero siguió caminando.

Se hizo de noche y apareció sobre ellos ese cielo magnífico, tachonado de estrellas, como sólo puede verse en el desierto. El Anacoreta volvió a hablar suavemente:

— No es con los ojos que hay que buscar; es con el corazón. El zorro le dijo al Principito que las cosas más importantes sólo se pueden ver con el corazón. Mira el desierto; es bello. Su belleza está en que esconde un pozo en algún lugar, y sólo lo podremos encontrar con el corazón.

Encontaron el pozo al amanecer. Y como el del Principito, era un pozo con polea, cubo y soga. Y cantó al tirar la cuerda…

Bebieron y el agua les supo a noche de estrellas, a esfuerzo, a cántico…

El Anacoreta miró tiernamente al joven y le dijo:

— Todos escondemos un pozo en nuestras vidas. Sólo lo encontraremos con los ojos del amor, pero el día que demos con él, nuestra alegría será inmensa y nunca más querremos beber de otro lugar.

Luego se levantó y añadió:

— Volvamos a nuestra cueva. Creo que el agua a vuelto a brotar.

Y el desierto guardó sus pasos como un tesoro…

Por Hno. Joan Josep Tamburini

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Mira esas flores

Estos días son fifíciles de olvidar. Pou un lado la celebración del Día de las Madres y por otro el comienzo de la primavera. ¡Qué

Artículo Completo

Nunca es demasiado tarde

¿Quién sabe que nos reserva la vida? Ninguna bola de cristal, adivino o psíquico nos puede dar la respuesta. Para atravesar este duro camino que

Artículo Completo

El botecito

Un niño construyó un botecito con mucho cuidado. Al llevarlo a un río para probarlo, se lo llevó la corriente. El niño triste se fue

Artículo Completo

Primero cuenta contigo

Se cuenta que un grupo de diez sabios decidieron hacer un viaje juntos para compartir su sabiduría y enriquecerse mutuamente intercambiando sus herramientas de aprendizaje

Artículo Completo