Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Dónde está enterrado Jesús

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jaime estaba preparando a un grupo de niños y niñas para hacer la primera Comunión.

— A ver, ¿dónde nació Jesús?

— En Belén –respondían a coro.

— ¿Dónde murió?

— En Jerusalén.

— Dónde esta enterrado, y esta pregunta quiero que me la contesten uno a uno, pensándola bien.
Unos dijeron que no se acordaban. Otros que en Santiago de Compostela. Un tercero dijo que en Lourdes. Otros aludían a Roma o Jerusalén.

Jaime cogió su abrigo, e hizo ademán de irse.

— Ya hemos acabado.

— ¿Por hoy Jaime?

— Por siempre. Ahora sólo tendremos que comprobar cuál de vosotros tenía razón en lo del lugar en el que se halla enterrado Jesús y bueno a todos nos cambiará la vida.

En esto una vocecita infantil dijo:

— Jaime, Jesús no está enterrado en ningún sitio porque resucitó.

— Así es –respondió Jaime. Y como resucitó, vamos a seguir preparándonos para que podais recibirlo como es debido. Pero mis pequeños si Él estuviese en la tumba. Nada tendría sentido. Lo bueno de las tumbas de los santos y héroes es que están sus cuerpos allí, nos confirman su existencia. Lo bueno de la tumba de Jesús es que Él no está allí, nos confirma su Resurrección y la nuestra.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El circo

Cuando era adolescente, en cierta oportunidad estaba con mi padre haciendo cola para comprar entradas para el circo. Al final, sólo quedaba una familia entre la ventanilla

Artículo Completo

El carpintero

Un día el carpintero estaba cortando una rama de un árbol cerca de un río y su hacha se le cayó al río. El infeliz carpintero le

Artículo Completo

Mi familia ha llegado

¡Mi familia ha llegado! Me vi de pronto acompañado únicamente de mi esposa, sentados a la mesa, los dos solos. En ese instante, no sé de qué

Artículo Completo

Pan para los demás

Puede que sea bonito, pero desde luego no es nada fácil hacerse pan. Significa que ya no puedes vivir solo para ti, sino también para los demás.

Artículo Completo