Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Dios tiene lecciones en todo lado

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hubo una época en que mi marido decidió ser granjero. Compró un molino de viento, algunas lámparas de aceite, colmenas, y un par de cerdos a quienes nuestro hijo les llamó, Lois Lane y Clark Kent.

Este par de cerditos me habrían de causar muchos dolores de cabeza, desde el día en que los llevaron a casa.

Los habíamos atado muy bien y metido en sacos de transporte en la parte trasera de nuestra camioneta, estos lechones Houdini de alguna manera lograron liberarse, saltaron de la camioneta, y echaron a correr por las colinas.

Finalmente logramos llevar esas resbaladizas criaturas a casa, pero sólo después de una dura búsqueda y persecución por el bosque.

Lois y Clark eran aventureros lechones que pronto aprendieron a escalar al techo de su casita para saltar fuera de la valla. Automovilistas en la carretera cerca de nuestra casa frecuentemente reportaban haber visto «dos cerdos salvajes» corriendo entre los carros y más de una vez, recibí llamadas telefónicas de vecinos enojados que encontraron al par cavando en sus jardines de flores.

Por lo general la única en casa cuando los cerdos iban a «explorar» era yo, de modo que tenía que arreglármelas. ¿Cómo se puede convencer a dos cerditos a que te sigan y se queden contigo? Se Requiere una cubeta llena de queso cottage, cáscaras de manzana, y otros sobros de comida.

Una vez que L y C habían crecido su dieta habitual ya no era la misma, ahora consistía en camiones de rancia panadería, natilla y productos lácteos, y sobros de comida de los restaurantes locales. Mantener a ese par de Cerdos alimentados era un gran trabajo. Lois y Clark comían mucho por no decir demasiado – y usted se puede imaginar lo otro que también hacían – Sí mucho.

El montón de estiércol se convirtió en una montaña que permaneció en el campo y lo olvidé por mucho tiempo aún después de que Lois y Clark ya habían sido vendidos para convertirse en tocino y chuletas de cerdo en algún congelador.

El verano siguiente, decidí plantar un huerto, cariñosamente lo fertilicé, lo regué y le di el cuidado diario sólo para descubrir al final de la temporada que mis preciadas hortalizas eran insignificantes en comparación con los enormes tomates, pepinos, calabazas que habían surgido justo en el otro lado del patio. Sí exactamente allí, donde estaba la gran pila de estiércol.

¿Por qué te cuento todo esto, sobre cuidados a los cerdos y el estiércol? Porque hay algo que aprender aquí. Dios tiene lecciones para nosotros en todo lado y a cada momento, si estamos dispuestos a verlas.

La mayoría de la gente ha sentido el dolor de ver destruidas sus esperanzas y sueños. Todos hemos sentido alguna vez que la vida es una gran pila de estiércol!

La Biblia dice que Dios puede producir belleza de las cenizas. Él puede tomar el maloliente, repugnante montón de estiércol que nuestra vida pueda ser a veces – y él puede hacer crecer frutos de vida de lo que parece ser basura.

Así que hay esperanza – incluso en la cima de la pila de estiércol. Así como la basura en una pila de estiércol hizo crecer un jardín en mi patio, la basura en nuestra vida puede producir cosas buenas, que también nos ayuda a crecer.

Cabe preguntarse por qué Dios permite que el estiércol a veces se acumule en nuestras vidas, pero estoy seguro de que no es ninguna sorpresa o accidente. No puede ocurrir sin su aprobación. La buena noticia es que no tenemos que subir a las montañas de estiércol solos. Los Problemas siempre vienen en la vida, pero tenemos una fuente de fuerza para sostenernos y que nos guía, tenemos la esperanza, el ingrediente esencial para ver más allá de la pila de estiércol.

Así que agarra una pala y empezar a cavar. Hay una cosecha en el otro lado.

A ordenar que a los afligidos se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío del Señor, para gloria suya. Isaías 61:3

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Orando con Dios

Un hombre llegada la hora del descanso se propuso tener una charla con Dios. Puso sus rodillas en el suelo y comenzó su oración. —

Artículo Completo

El científico y la Muerte

Había una vez un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción.

Artículo Completo

Perseverancia

Una tarde, Bernie, el guardabosques, a medida que el cielo azul empezaba a tornarse en naranjas y grises en el occidente, empezó a hablarme de

Artículo Completo

El hombre de los helados

El pequeño Carlos estaba haciendo todo lo posible para ahorrar dinero para comprarle un regalo a su madre. Era una lucha terrible, pues cedí­a fácilmente

Artículo Completo