Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Diferencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuando un ganador comete un error, dice: Me equivoqué. Cuando un perdedor comete un error, dice: No fue mi culpa. Un ganador trabaja más fuerte que el perdedor y tiene más tiempo; Un perdedor está siempre muy ocupado para hacer lo que es necesario.

Un ganador enfrenta y supera el problema; un perdedor le da vueltas y nunca logra pasarlo. Un ganador se compromete: Un perdedor hace promesas. Un ganador dice, soy bueno, pero no tan bueno como me gustaría ser. Un perdedor dice, no soy tan malo como lo es mucha otra gente.

Un ganador escucha, comprende y responde. Un perdedor sólo espera hasta que le toque su turno para hablar. Un ganador respeta a aquellos que son superiores a él y trata de aprender algo de ellos. Un perdedor se resiste con aquellos que son superiores a él y trata de encontrarle los defectos.

Un ganador se siente responsable por algo más que su trabajo solamente. Un perdedor no colabora y siempre dice, sólo hago mi trabajo. Un ganador sabe que debe haber una mejor forma de hacerlo. Un perdedor dice, ésta, es la mejor manera de hacerlo y siempre lo hemos hecho así.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Amor del corazón

Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas terminan por una u otra causa. Normalmente

Artículo Completo

Las olimpiadas del amor fraterno

Años atrás, en unas competencias del las Olimpiadas Especiales celebradas en Sea­ttle, nueve contendientes, todos con deficien­cias físicas o mentales, se alistaron en el pun­to de arranque

Artículo Completo