Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Diez consejos para esposas y esposos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

1. Dime muchas veces que me quieres

Dí­melo con palabras, obras y gestos. Dí­melo. No des por descontado que ya lo sé. Porque, dudoso de mí­ como soy, necesito oí­r una y mil veces que me amas. Dí­melo. Tal vez te parezca que tanto repetí­rmelo me violenta. Hasta puede ser que yo te diga que no me hace falta. Pero tú no lo creas y sigue diciéndomelo. Es lo que más necesito yo, hombre inseguro y que continuamente tiendo a dudar de mí­.

2. Felicí­tame a menudo por los trabajos bien hechos

Y cuando algo me salga mal, por favor, no me lo eches en cara, sino aní­mame. Y otra cosa: nunca aceptes lo que hago por ti como algo natural y debido. Reconócemelo. Eso me animará a seguir. Con gusto te hago la comida y te preparo la ropa, pero ¿por qué lo has de pasar inadvertido? ¿Nunca te lo han dicho? Cuando nadie te lo reconoce, uno hasta se cansa de ser bueno.

3. Cuando te sientas triste, solo o incomprendido, dí­melo

Me alegrará saber que tengo la capacidad de consolarte. Los sentimientos, si no se expresan en palabras, pueden convertirse en destructivos. Recuerda que, aunque te quiero mucho, no siempre puedo leer tu pensamiento.

4. Cuando estés conmigo, exprésame pensamientos y sentimientos alegres

Tienen el poder de dar vida nueva a nuestra relación. Fí­jate, ¿no es maravilloso celebrar «cumpleaños» y dí­a particulares, exclusivamente nuestros, de San Valentí­n? Haz regalos de amor, sin motivo. Simplemente porque quieres, por el único motivo del amor.

5. Y hazme sentirme importante, sí­, con tu manera de tratarme en casa

Si me haces sentir así­, esa delicadeza tuya me compensará de tantas veces que hoy, cada dí­a, me he sentido anulado por la indiferencia de los demás. Si me amas, construye tú en mí­ lo que destruyen otros.

6. Nunca desprecies mis criterios

Ni digas que lo que yo veo o entiendo no tiene relevancia ni realismo. Si yo lo entiendo así­, para mí­ ¡sí­ es real y tiene importancia!

7. Escúchame sin prejuicios ni ideas preconcebidas

Ser escuchado, como ser visto, es vital para el hombre. Cuando tú me oyes y me ves tal como soy y me siento ahora, reafirmas mi personalidad, y eso nos ayuda a los dos a evolucionar en nuestro amor.

8. Tócame, abrázame, acarí­ciame

Yo soy cuerpo también y mi ser fí­sico se revitaliza con el lenguaje afectuoso del gesto.

9. Respeta mis silencios

En los momentos de callada reflexión, se perfilan alternativas para mis problemas, se desarrolla mi creatividad y se manifiestan mis necesidades espirituales. Yo necesito a veces estar a solas conmigo: déjame.

10. Haz saber a los demás que me quieres

La afirmación pública de nuestro amor me llena de orgullo. Es bueno hacer participar a los demás del gozo de nuestra relación.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El emperador y la luna

Había una vez un emperador chino cuya hija estaba a punto de celebrar de decimoséptimo cumpleaños. El emperador decidió que en lugar de darle una sorpresa, ella

Artículo Completo

El cofre de vidrios rotos

Érase una vez un anciano que había perdido a su esposa y vivía solo. Había trabajado duramente como sastre toda su vida, pero los infortunios lo habían

Artículo Completo

Sólo por hoy…

Sólo por hoy seré feliz, por eso haré verdad lo que alguien dijo: “La mayoría de la gente es tan feliz como desea serlo”. La felicidad es

Artículo Completo