Deuteronomio 9: Dios destruirá a las naciones de Canaán

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Deu 9:10  y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios; y en ellas estaba escrito según todas las palabras que os habló Jehová en el monte, de en medio del fuego, el día de la asamblea.

Deu 9:11  Sucedió al fin de los cuarenta días y cuarenta noches, que Jehová me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto.

Deu 9:12  Y me dijo Jehová: Levántate, desciende pronto de aquí, porque tu pueblo que sacaste de Egipto se ha corrompido; pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho una imagen de fundición.

Deu 9:13  Y me habló Jehová, diciendo: He observado a ese pueblo, y he aquí que es pueblo duro de cerviz.

Duro de cerviz puede traducirse como «testarudo». Moisés utiliza la experiencia del monte Sinaí para ilustrar la historia de la desobediencia de Israel y el hecho de que no era digno de recibir el regalo de la tierra prometida. Cualquier alegato de justicia por parte de los israelitas era falso.

Deu 9:14  Déjame que los destruya, y borre su nombre de debajo del cielo, y yo te pondré sobre una nación fuerte y mucho más numerosa que ellos.

Deu 9:15  Y volví y descendí del monte, el cual ardía en fuego, con las tablas del pacto en mis dos manos.

Deu 9:16  Y miré, y he aquí habíais pecado contra Jehová vuestro Dios; os habíais hecho un becerro de fundición, apartándoos pronto del camino que Jehová os había mandado.

Deu 9:17  Entonces tomé las dos tablas y las arrojé de mis dos manos, y las quebré delante de vuestros ojos.

Deu 9:18  Y me postré delante de Jehová como antes, cuarenta días y cuarenta noches; no comí pan ni bebí agua, a causa de todo vuestro pecado que habíais cometido haciendo el mal ante los ojos de Jehová para enojarlo.

Según el registro de este acontecimiento en Exodo 32, Moisés actuó inmediatamente, moliendo el becerro de oro hasta convertirlo en polvo para luego forzar al pueblo a beberlo mezclado con agua. Pero evidentemente Moisés pasó cuarenta días y sus noches intercediendo por el pueblo.

poder, koaj: Vigor, fuerza, capacidad, poder, riqueza, medios o sustento. Generalmente la palabra significa «capacidad» o «habilidad», ya sea física, mental o espiritual. Aquí Moisés le informa a Israel que es Dios quien les da la «capacidad» (el poder, los medios, la perseverancia, la habilidad) para obtener riquezas, porque las bendiciones materiales se incluyen en las promesas a los patriarcas y a sus descendientes. Moisés advierte a Israel que no considere la capacidad para el éxito como un talento innato, sino que reconozca humildemente que se trata de un don divino.

Deu 9:19  Porque temí(B) a causa del furor y de la ira con que Jehová estaba enojado contra vosotros para destruiros. Pero Jehová me escuchó aun esta vez.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Listos para la cosecha

(a) Les dijo a Sus discípulos que recogerían una cosecha que se habría producido sin su colaboración. Quería decir que El estaba sembrando la semilla;

Artículo Completo

El valor y el miedo

En un lejano pueblo y hace muchos años, vivía Sabrina, una pequeña niña que era muy querida por todos los vecinos. Ella había sabido ganarse

Artículo Completo