Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deuteronomio 5: Los Diez Mandamientos

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

La mediación de Moisés

El propósito de esta sección es explicar la razón porque Moisés se tornó el mediador del pacto entre Jehová e Israel. Los eventos mencionados aquí se refieren a la teofanía de Jehová en el monte Sinaí y la reacción del pueblo a la manifestación de Dios.

El pueblo de Israel había visto la gloria y la majestad de Jehová descender sobre el monte Sinaí en medio de las tinieblas, del fuego y los truenos. El pueblo tuvo miedo porque temía morir en la presencia de Dios. Los líderes de Israel, los jueces de las tribus y los ancianos vinieron a Moisés y pidieron que él fuera el mediador entre el pueblo y Dios. Estaban dispuestos a hacer todo lo que Jehová demandara, pero no querían comunicarse directamente con Dios. Moisés comunicó el deseo del pueblo a Jehová y Jehová aceptó la propuesta del pueblo. Jehová hizo de Moisés el mediador del pacto y por medio de él dio a Israel las leyes y los mandamientos del pacto. Las palabras de Jehová: ¡Oh, si tuviesen tal corazón que me temiesen y guardasen todos mis mandamientos todos los días, para que les fuera bien a ellos y a sus hijos para siempre!, enseñan el deseo de Dios de ayudar a Israel. El deseo de ayudar a su pueblo a vivir una vida mejor afectó la decisión de Dios, pero el Señor sabía que sería difícil obtener la obediencia del pueblo. Dios despide al pueblo a sus tiendas. El regresar a la tienda significaba la conclusión de la reunión de la comunidadx. Dios llamó a Moisés al monte para recibir las leyes y los decretos para guiar al pueblo en la tierra prometida.

Moisés termina la presentación de los Diez Mandamientos con una exhortación al pueblo. Declaró que la existencia de Israel en la tierra de Canaán depende de la obediencia a las demandas del pacto. Obediencia es una jornada en los caminos de Jehová. En Israel el camino significa la conducta moral o religiosa de una persona. La persona que obedece a Jehová anda en sus caminos, sin apartarse a la derecha ni a la izquierda.

La nueva generación israelita, que se preparaba para entrar en Canaán, tenía que aprender que la obediencia total a las leyes de Jehová era la única base para una vida larga y próspera en la tierra de la promesa.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La avaricia

Un domingo, en Nueva York, un extravagante millonario llamó a uno de sus empleados y le dijo: — Sobre esta mesa hay un millón de

Artículo Completo