Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Deuteronomio 31: Josué es instalado como sucesor de Moisés

Deu 31:9 Y escribió Moisés esta ley, y la dio a los sacerdotes hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de Jehová, y a todos los ancianos de Israel.

escribió, chatab: Escribir, inscribir, tallar; documentar en forma escrita. Chatab se refiere a la inscripción de palabras en algún tipo de material (como piel o arcilla), lo cual sirve para documentar y preservar las cosas escritas. Aquí Moisés escribió esta Ley y la entregó a los levitas para que la guardaran. Ello dio inicio a la tradición de los escribas que han preservado las Escrituras por más de 3.000 años. Debido a la naturaleza de la Ley, y de toda la Palabra de Dios, era esencial que las palabras se preservaran en forma escrita, y no exclusivamente en las canciones y los relatos tribales. Jesús declara: «[Moisés] de mí escribió… Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?» Jesús enojó a Satanás al apelar al registro escrito de Dios: «¡Escrito está!».

Deu 31:10 Y les mandó Moisés, diciendo: Al fin de cada siete años,(D) en el año de la remisión, en la fiesta de los tabernáculos,(E)

Deu 31:11 cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos.

Deu 31:12 Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley;

Estos capítulos se refieren a los detalles de la próxima muerte y funeral de Moisés.

Deu 31:13 y los hijos de ellos que no supieron, oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella.

Moisés entrega el liderazgo de los israelitas a Josué, quien ya ha sido designado para asumir esa responsabilidad. También asigna a los sacerdotes levitas y a todos los ancianos (los jefes civiles y religiosos de Israel) la responsabilidad de enseñar la ley y hacerla cumplir.

Las leyes debían ser leídas a toda la congregación para que así todos, incluso los niños, pudieran escucharlas. Cada siete años, la nación entera se reunía y escuchaba a un sacerdote leer las leyes. No existían los libros, Biblias ni un puesto de periódicos donde se distribuyera la Palabra de Dios, así que la gente tenía que confiar en el comunicado verbal y en la buena memoria. La memorización era una parte importante de la adoración, ya que si todos conocían la ley, la ignorancia no sería una excusa para quebrantarla. Para cumplir con el propósito y la voluntad de Dios en nuestra vida, necesitamos tener en nuestro corazón y mente el contenido y la sustancia de su Palabra. Para los hebreos, este proceso comenzaba en la niñez. Una de nuestras prioridades deberá ser el enseñar a nuestros niños y a los nuevos creyentes. Nuestros mejores maestros, nuestros mejores recursos y nuestro pensamiento más cuidadosos deberán ser dirigidos a mostrar a los nuevos creyentes cómo seguir a Dios en todas las situaciones de la vida.

En el Deuteronomio se habla siempre de discursos que Moisés dirigió a su pueblo. Aquí se trata de la redacción escrita de esos discursos que comprenden la Ley. Esta fue entregada a los sacerdotes, hijos de Leví, como depositarios oficiales de ella, representantes de la autoridad religiosa, a los cuales, a su vez, incumbía enseñarla al pueblo. Junto a ellos aparecen los ancianos, representantes de la autoridad civil. El legislador dispone que cada siete años (año de remisión) se lea esta Ley al pueblo en la fiesta de los Tabernáculos, cuando ya habían terminado las faenas agrícolas (septiembre-octubre). Era una especie de misión popular en la que se recordaban las obligaciones del pueblo para con Dios. La Ley objeto de la lectura pública debía de ser una selección de los discursos deuteronómicos. Se habla de la lectura del libro de la Ley hallado en los cimientos del templo, y en Neh 8,is se vuelve a hablar de la lectura pública de la Ley. Él israelita debe conformar su vida al módulo exacto de la Ley, que restaura el alma, es perfecta, sus ordenaciones son rectas y alegran los corazones.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.