Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Deuteronomio 30: Condiciones para la restauración y la bendición

La transformación espiritual de Israel era al mismo tiempo la transformación de su corazón, de su actitud. El resultado de esta renovación espiritual era que Israel iba a aprender a amar a Jehová con todo su corazón y con toda su alma. Estas palabras hacen referencia al Shema, donde Israel es exhortado a amar a Dios: “Escucha, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. El verdadero amor hacia Dios es el resultado de un corazón transformado espiritualmente. Ninguna persona puede amar a Dios así como Dios demanda si no tiene un corazón transformado. Esta transformación espiritual es el resultado del arrepentimiento de pecado y de la obediencia a Dios.

El nuevo corazón es parte integral del nuevo pacto. El profeta Ezequiel declara que cuando Jehová circuncide el corazón de Israel, él pondrá su Espíritu en el pueblo y ellos vivirán según sus leyes y obedecerán sus decretos. La transformación de Israel resultaría también en una nueva vida, una vida de obediencia y servicio a su Dios.

Parte de la bendición de Israel era ver el castigo de las naciones que habían causado su exilio. La maldición del pacto que había caído sobre Israel por causa de sus pecados iba a caer ahora sobre sus enemigos. Las naciones que antes sirvieron como agentes de la justicia divina sufrirían el castigo por haber oprimido al pueblo de Dios. Pero el nuevo Israel, el Israel restaurado, iba a aprender cómo obedecer la voz de Jehová y cómo guardar los mandamientos de su Dios. La obediencia de Israel traería bendición y prosperidad. Esta bendición está predicada en la lista de bendiciones asociadas con el pacto y mencionadas. La Biblia claramente declara que Jehová se deleita en bendecir a su pueblox. Jehová desea la obediencia de su pueblo y él mismo toma la iniciativa de proteger y prosperar a Israel, con tal de que Israel escuche su voz, guarde sus mandamientos escritos en el libro de la ley y regrese a él con todo su corazón y con toda su alma. El libro de la ley en el contexto de este pasaje es una referencia a las leyes escritas en el libro de Deuteronomio.

La proximidad de la palabra

Después de haber considerado la bendición de la obediencia y la consecuencia de la desobediencia, el pueblo es una vez más exhortado a tomar la decisión de obedecer la palabra de Jehová y vivir. Lo que Jehová demandaba de Israel no era imposible: Este mandamiento que te mando hoy no es demasiado difícil, o sea, no está más allá de la comprensión humana. La palabra de Dios puede ser entendida por cada persona, a pesar de las limitaciones humanas.

La palabra que Dios había dado a Israel no estaba en el cielo, escondida e inaccesible al ser humano. Por lo contrario, la palabra estaba con ellos porque había sido claramente revelada por Moisés. Tampoco estaba la palabra al otro lado del mar, en una tierra extraña, escrita en un idioma que nadie podía entender. No era necesario ir a lo más distante de la tierra, ni era necesario un intérprete para hacer que Israel entendiera la palabra y obedeciera lo que Dios había enseñado por medio de Moisés. Las dos preguntas en los son retóricas y procuran hablar a las personas que, en su deseo de evadir la responsabilidad que la ley imponía sobre cada israelita, declaraban que la ley era muy difícil de entender, por lo tanto, imposible de ser obedecida.

La palabra que Dios había revelado a Israel era accesible a cada persona en Israel. La palabra estaba con ellos y en ellos, en tu boca y en tu corazón, porque Jehová había revelado su Torah por medio de Moisés. La palabra estaba al alcance de todos los ciudadanos de Israel y cada israelita estaba familiarizado con sus demandas. Todo lo que Dios deseaba de su pueblo, él lo había revelado por medio de su siervo Moisés. Pablo usó esta misma idea en para declarar que la palabra de Dios estaba con ellos porque Cristo había manifestado la palabra de Dios en su persona.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.

  • Job 5: Al necio lo mata la ira

    Job 5:14 De día tropiezan con tinieblas; a mediodía andan a tientas, como de noche. Job 5:15 Él libra de…
  • Jeremías 4: La amargura

    Jeremías 4:19 ¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí;…
  • Isaías 4: La purificación y gloria de Sion

    La purificación y gloria de Sion El paso de la sección anterior a la presente es abrupto. Aparentemente no tiene…
  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…