Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deuteronomio 27: Orden de escribir la ley en piedras sobre el Monte Ebal

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

El monte Gerizim estaba en el centro de Canaán, cerca de Siquem. El monte Ebal estaba situado al norte de Siquem, enfrente del monte Gerizim. Las doce tribus de Israel serían divididas en dos grupos, con seis tribus en cada grupo. En el monte Gerizim las tribus de Simeón, Leví, Judá, Isacar, José y Benjamín bendecirían al pueblo. En el monte Ebal las tribus de Rubén, Gad, Aser, Zabulón, Dan y Neftalí pronunciarían las maldiciones sobre el pueblo. La división de las tribus en dos grupos es importante. El primer grupo incluye los hijos de Lea y Raquel, las dos esposas de Jacob. El segundo grupo incluye los hijos de las dos concubinas de Jacob, más Rubén, el primogénito de Jacob con Lea, el hijo que había perdido su derecho de primogenitura por causa de su pecado y Zabulón, el hijo más joven de Lea. El grupo en el monte Gerizim era las tribus del sur y las tribus que vivían en las montañas de Efraín, mientras que las tribus en el monte Ebal eran las tribus de Galilea y Transjordania.

Durante la ceremonia, un grupo de personas representando seis tribus estaría en el monte de la bendición y otro grupo representando las otras seis tribus estaría en el monte de la maldición. Los levitas, representando a Dios, recitarían las bendiciones y las maldiciones, y el pueblo respondería a la proclamación de los levitas. Se presenta una lista más detallada de las bendiciones y maldiciones asociadas con el pacto.

La lista de maldiciones presenta 12 maldiciones contra personas que violan ciertas leyes del pacto. Aun cuando no hay un tema común que une las maldiciones, ocho de las maldiciones hacen referencias a los Diez Mandamientos. Cada declaración empieza con la palabra maldito. Una maldición era la consecuencia que vendría sobre la persona que violaba una de las demandas del pacto. A la declaración de los levitas, el pueblo respondía con un Amén. La palabra amén significa que la persona que respondía estaba de acuerdo con la ley y aceptaba la consecuencia de la violación de la ley para él y para cada miembro de su tribu.

¡Maldito el… que haga una imagen…!. La construcción de una imagen en Israel era una gran abominación porque el hacer una imagen del Dios verdadero o de un dios falso era una violación del segundo mandamiento. Tanto la persona que construía una imagen así como la persona que adoraba una imagen en secreto, estaba bajo la maldición del pacto. La persona que adoraba una imagen en secreto podía esconder su pecado de la comunidad pero no podía esconderlo de Dios, el Dios que ve todas las cosas hechas en secreto. A esta declaración de maldición el pueblo respondía con un Amén indicando que habían entendido la consecuencia de la violación de esta demanda del pacto y estaban de acuerdo con la proclamación de la maldición.

¡Maldito el que trate con desprecio a su padre o a su madrex! El quinto mandamiento demanda que los hijos honren a sus padres y madres. Diversas veces el AT condena a las personas que desprecian a sus padres. La maldición del pacto cae sobre los hijos que tratan a sus padres como personas insignificantes y que no aprecian su amor.

¡Maldito el que cambie de lugar los linderos de su prójimo! El lindero marcaba los límites de una propiedad. El cambiar el lugar del lindero era robar parte de la propiedad de una persona. Robar era una violación del octavo mandamiento. Esta violación de la propiedad ajena también era una afrenta contra Dios, porque la persona que cambiaba el lugar del lindero de su prójimo estaba robando de una persona la heredad que Jehová le había dado.

¡Maldito el que haga errar al ciego en el camino! Las personas ciegas y los sordos eran personas que tenían una incapacidad física y estaban bajo la protección de Jehová.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los 100 días del plebeyo

Una bella princesa estaba buscando consorte. Nobles y ricos pretendientes llegaban de todas partes con maravillosos regalos: joyas, tierras, ejércitos, tronos. Entre los candidatos se

Artículo Completo

Muerte en el aire

Mi marido estaba en un vuelo comercial y cuando estaban cerca de su destino, la voz del capitán se escuchó a través del altavoz trayendo

Artículo Completo