Deuteronomio 22: Leyes para mantener la disciplina y el orden.

Se prohibía arar un campo con el buey y con el asno, bajo el mismo yugo. La base de esta prohibición no es clara. Una razón era por motivo de equidad, para evitar que el animal más fuerte fuera unido con un animal más débil. Es posible también entender esta prohibición desde la perspectiva de la ley de los alimentos, ya que la ley de la dieta proclamaba el buey limpio pero el asno era considerado un animal inmundo.

Se prohibía tejer ropas con dos tipos de hilo. Así como aparece, la ley prohibía el uso de un vestido “tejido con hilos de dos materiales diferentes”. El libro de Deuteronomio es más específico e ilustra la aplicación de esta ley mencionando la mezcla de la lana con el lino.

La palabra en hebreo traducida mezcla más correctamente debería traducirse “tela mezclada”. Esta palabra procede de un vocablo de origen egipcio y parece indicar que tales telas se usaban en la religión egipcia con propósitos mágicos.

La ley del manto

La ley que requería hacer borlas en las cuatro extremidades del manto tenía un propósito religioso. Según la ley, las borlas servían para recordar a Israel de todos los mandamientos de Jehová y la necesidad de ponerlos por obra. De esta manera el pueblo recordaría constantemente al Dios que los había librado de Egipto.

La virginidad de la mujer desposada Las dos secciones que siguen, contienen seis leyes, todas ellas relacionadas con la integridad de las relaciones sexuales y la integridad del matrimonio. La presente sección habla de la pureza sexual antes del matrimonio.

En Israel, el matrimonio era una relación básica en la vida del individuo. El celibato era raro y de poca aceptación en la sociedad israelita. Israel, así como todas las otras sociedades, tenía leyes que definían las normas del matrimonio y lo que constituía relaciones sexuales consideradas ilícitas. En la sociedad israelita la virginidad de una mujer antes del matrimonio era de alto valor moral. Por esta razón, el padre protegía a su hija para garantizar que al entregarla a un hombre como esposa, su hija era virgen.

La presente ley elaboraba el caso del hombre que procuraba difamar a una mujer, acusándola de no ser virgen antes del matrimonio. El texto presenta el caso del hombre que se casó con una mujer y que después de haber consumado el matrimonio, la rechazó porque no encontró en ella la evidencia de su virginidad. Parece indicar que el esposo acusa falsamente a su esposa de “conducta denigrante” solamente para tener un motivo de divorcio. Su acusación fue que en el proceso de consumar su matrimonio, él no encontró las evidencias de virginidad. El texto no declara cuáles eran las evidencias que probaban la virginidad de la esposa. La mayoría de los intérpretes creen que la sábana que contenía la evidencia de la virginidad de la mujer era la misma usada en la noche cuando el matrimonio era consumado por medio del acto sexual. La sábana estaba marcada con la sangre de la primera relación sexual, cuando el himen de su esposa era roto. Esto supone la costumbre de que una vez que el matrimonio fuera consumado, la hija enseñaba a sus padres la sábana usada en la primera noche y el padre guardaba las sábanas como evidencia de que su hija era una mujer virgen en la ocasión de su matrimonio.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario