Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deuteronomio 1: Moisés recuerda a Israel las promesas de Jehová en Horeb

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Derrota de Israel en Horma. El pueblo, al oír las palabras de Moisés, reconoció su pecado. Por su rebelión Israel había perdido la oportunidad de conquistar la tierra de Canaán. Ahora, en otro acto de rebelión, Israel intenta invadir la tierra de Canaán sin la bendición de Jehová. En vez de regresar al desierto así como Jehová le había mandado, el pueblo actuó presuntuosamente y decidió invadir la tierra de Canaán. Esta decisión revela la naturaleza desobediente de Israel y enseña que no todas las guerras tenían la bendición de Jehová. Los israelitas aprestaron sus armas y atacaron a los amorreos. Dios habló a Moisés y declaró que el pueblo no debería pelear contra los amorreos. Dios no estaría con Israel y la derrota sería inevitable. Moisés no permitió que el arca del pacto acompañara al pueblo en la batalla. La ausencia del arca era símbolo de que la presencia de Dios no iba a estar con el pueblo. Pero el pueblo estaba decidido a invadir a los amorreos e iniciar la conquista de la tierra prometida. La palabra arrogancia significa actuar presuntuosamente, cometer una ofensa premeditada contra Dios y contra sus mandamientos.

La invasión de Canaán por el ejército israelita fue un fracaso. Los amorreos derrotaron a los israelitas y ellos huyeron como los seres humanos huyen delante de las avispas. Los amorreos persiguieron el ejército de Israel desde Seír hasta Horma, una región en el Néguev. Los enemigos son los amalequitas y los cananeos. En Deuteronomio se usa la palabra amorreo para designar a los habitantes de Canaán.

La derrota del ejército israelita produjo una crisis de fe en la vida del pueblo. El pueblo, arrepentido, lloró delante de Jehová. La palabra volvisteis significa arrepentirse, cambiar de parecer. La expresión delante de Jehová significa ir delante de Jehová en el tabernáculo, donde estaba el arca del pacto. Pero las lágrimas de arrepentimiento no movieron a Jehová. Así como el pueblo no había oído la voz de Jehová, así el Señor no oyó al pueblo en su hora de angustia.

Por su pecado y su rebelión Israel fue condenado a vivir muchos años en Cadesbarnea. Por muchos días es una expresión idiomática en heb. que significa un largo tiempo. Es posible que la mayor parte de los 40 años de peregrinación de Israel en el desierto tuvo lugar en Cadesbarnea.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un perfecto error

Mi abuelo amaba la vida, especialmente cuando podía hacerle una broma a alguien.? Hasta que un frío domingo en Chicago, mi abuelo pensó que Dios

Artículo Completo

Ganar la batalla

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban

Artículo Completo