Deuteronomio 17: Sacrificios sin falta

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Deu 17:18 Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas;

Deu 17:19 y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra;

Deu 17:20 para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.

Dios no estaba alentando a Israel para que designara un rey que gobernara la nación. En realidad, Dios estaba en contra de esta idea ya que El era su rey y el pueblo tenía que obedecerlo y seguirlo. Pero Dios sabía que por razones egoístas, algún día el pueblo le pediría un rey. Querrían ser como las naciones vecinas (1 Samuel 8). Si insistían en tener un rey, El quería asegurarse de que escogieran a la persona correcta para ese puesto. Esta es la razón de que incluyera estas instrucciones tanto para el beneficio del pueblo cuando eligiera un rey, como para el propio rey cuando procurara guiar a la nación de acuerdo con las leyes de Dios.

El rey tenía que ser un hombre apegado a la Palabra de Dios. Tenía que (1) hacer una copia de la ley para su uso personal, (2) mantenerla a la mano todo el tiempo, (3) leerla todos los días y (4) obedecerla completamente. Por medio de este proceso aprendería el respeto a Dios, evitaría sentirse más importante que los demás y prevendría un rechazo a Dios una vez que estuviera en tiempos de prosperidad. No podemos saber lo que Dios quiere a menos que leamos su Palabra, y su Palabra no impactará nuestras vidas a menos que la leamos y reflexionemos en ella con regularidad. Actualmente, con la gran disponibilidad de Escrituras, no es difícil tener acceso a la fuente de la sabiduría del rey. Lo que sí representa un reto es seguir lo que Dios demandó del rey.

El procedimiento judicial

Después que Israel entró en Canaán, el pueblo se inclinó a la idolatría. En tiempo de apostasía, la idolatría era una amenaza para la religión israelita. Cuando Israel empezó a gozar de prosperidad económica, el pueblo ignoró la prohibición de adorar imágenes y estableció templos dedicados a los dioses de la fertilidad para asegurar abundante cosecha. La ley deuteronómica incluía como una de las responsabilidades de los jueces la obligación de asegurar que una persona acusada de adorar a otro dios fuera juzgada por un adecuado proceso judicial.

El proceso para la disposición de casos de apostasía se presenta con más detalles. Esta sección provee más detalles sobre el procedimiento judicial contra una persona que haya violado el pacto y abandonado a Jehová para seguir a otros dioses.

La imputación de apostasía contra una persona era una acusación muy seria. Cuando una persona era acusada de haber violado el pacto y abandonado a Jehová para seguir a otros dioses, los jueces tenían que seguir un proceso judicial adecuado, porque la consecuencia de la apostasía era la pena de muerte. Para declarar que una persona era culpable de apostasía, los jueces tenían que procurar indagar con diligencia los méritos del caso y tomar la decisión después de oír el testimonio de dos o tres testigos.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Beethoven

El profesor de una escuela de medicina conocido mundialmente les puso a sus estudiantes esta situación médica: «Aquí está la historia de la familia: El

Artículo Completo

Serenidad

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio desolado que

Artículo Completo