Deuteronomio 14: Animales limpios e inmundos

El motivo para la proscripción de los animales impuros era religioso. Israel era “un pueblo santo”, dedicado al servicio de Jehová. Por causa de su santidad Israel tenía que abstenerse de comer cualquier animal que no representaba la santidad del pueblo y que contaminaba la relación especial que había entre el pueblo y Dios. Declara: “Porque yo soy Jehová vuestro Dios, vosotros os santificaréis; y seréis santos, porque yo soy santo. No contaminéis vuestras personas por causa de ningún reptil que se desplaza sobre la tierra.”

La base para la clasificación de los animales puros e impuros no es del todo clara. Algunos animales son clasificados impuros porque estaban relacionados con los cultos paganos. Otros, como el cerdo y los animales que se alimentan de carne de animales muertos, son clasificados impuros por motivos higiénicos.

La primera categoría de animales que los israelitas podían comer están enumerados en los y son animales cuadrúpedos, los que tienen la pezuña partida y que rumian. Los animales que no se podían comer se mencionan. Los tres primeros animales mencionados, el camello, la liebre, y el conejo no se podían comer porque rumian pero no tienen la pezuña partida. La liebre y el conejo no son rumiantes, pero como dice la nota de la RVA “parecen rumiar por el movimiento del hocico”. El cerdo no se podía comer porque tiene pezuña partida pero no rumia. La ley también prohibía tocar los cuerpos muertos de los cerdos. La razón para esta prohibición era probablemente higiénica, ya que la carne del cerdo puede causar muchas enfermedades. Pero, es posible también que la prohibición de comer carne de cerdo era porque se lo usaba en el culto de las religiones de Canaán.

La segunda categoría de animales limpios e inmundos son los animales acuáticos. Los animales acuáticos que se podían comer eran los que tenían aletas y escamas. Los animales acuáticos que no tenían aletas ni escamas eran considerados inmundos y no se podían comer. En el transcurso de la historia de Israel los peces llegaron a constituir un alimento muy común en la dieta israelita. La ley deuteronómica prohibía rendir culto a los dioses en forma de peces, una costumbre muy popular entre los egipcios.

La tercera categoría de animales clasificados como puros e impuros son las aves. Los israelitas podían comer toda ave limpia, pero el texto no menciona cuáles son las aves limpias. Las aves limpias e inmundas son divididas según el tipo de alimentación de cada grupo. Las aves rapaces se alimentan de carne de animales muertos con su sangre. Estas aves no podían ser comidas ni presentadas en sacrificios en el templo. La lista de aves impuras incluye todas las aves carnívoras que se alimentan de la carroña y que habitan en ruinas. La lista de animales impuros incluye también los insectos alados. La ley de los animales inmundos en habla de los insectos alados “que se desplazan sobre cuatro patas”. Estos insectos son inmundos porque caminan por material en el proceso de descomposición. Si la referencia habla de los insectos alados que vuelan y que son limpios, entonces los israelitas podían comer la langosta, el grillo y los saltamontes.

Los israelitas no podían comer la carne de ningún animal mortecino, o sea, un animal que murió por causas naturales porque la sangre del animal no había sido derramada por tierra según el ritual propio.

El forastero o un extranjero podía comer de tal carne porque ellos no eran parte de la comunidad unida a Jehová por medio del pacto. Las leyes concernientes a los animales limpios e inmundos terminan con la prohibición de guisar un cabrito en la leche de su madre. Se desconoce el origen y el significado de esta prohibición. En el libro de Deuteronomio la prohibición aparece en el contexto de lo que se puede y no se puede comer. En la prohibición aparece en un contexto de sacrificios presentados a Jehová. Por esta razón, esta prohibición probablemente está asociada con ritos paganos o con prácticas supersticiosas asociadas con los cultos de los cananeos.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Hay que seguir cantando

Hay que seguir cantando

Como cualquier buena mamá, cuando Karen supo que estaba esperando un bebé, hizo lo que pudo para ayudar a su hijo Michael de tres años

Leer Más >>
La puerta angosta

La puerta angosta

(iii) Hay una diferencia entre el camino disciplinado y el indisciplinado. Nada se ha conseguido nunca sin disciplina, y muchos atletas y otras personas no

Leer Más >>