Deuteronomio 14: Animales limpios e inmundos

La prohibición de cocer el cabrito en la leche de su madre posiblemente haya sido porque tal práctica reflejaba un rito cananeo de fertilidad. O quizás sencillamente porque los israelitas no debían tomar lo que tenía como fin promover vida y usarlo para matar o destruir vida.

La ley del diezmo

Deu 14:22 Indefectiblemente diezmarás(D) todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.

Deu 14:23 Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

La Biblia aclara perfectamente el propósito del diezmo: poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas. Debemos dar a Dios lo primero y lo mejor de lo que ganemos. Por ejemplo, lo primero que hacemos con nuestro dinero revela lo que más valoramos. Darle inmediatamente a Dios la primera parte de nuestra paga centra nuestra atención en El. Además nos recuerda que todo lo que poseemos le pertenece a El. El hábito de diezmar con regularidad puede mantener a Dios en primer lugar en nuestra lista de prioridades y nos da una perspectiva adecuada en todo lo demás que tenemos.

Deu 14:24 Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere,

Deu 14:25 entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere;

Deu 14:26 y darás el dinero por todo lo que deseas, por vacas, por ovejas, por vino, por sidra, o por cualquier cosa que tú deseares; y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia.

Esta recomendación especial se aplicaba a aquellos que por vivir a una gran distancia del santuario les era prácticamente imposible transportar un diezmo de grandes proporciones.

Deu 14:27 Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo.

La presentación del diezmo (la «décima parte») era un acto por medio del cual se rendía culto al Dios que proveía la cosecha. La entrega regular del diezmo enseñaba a la gente a reconocer y recordar que su prosperidad no se debía a su propio quehacer. Lo característico de este diezmo es que, en comparación con los más detallados principios, adorna la celebración de las provisiones divinas por medio de una alegre comida familiar.

Deu 14:28 Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades.

Deu 14:29 Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.

A través de la Biblia, los intereses de los pobres y necesitados están vinculados a los intereses de Dios. La razón para cuidar de los menos privilegiados era que Dios impartiría su bendición al dador.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

El pájaro en el pantano

Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio de un pantano se había a acostumbrado a estar allí. Comía gusanos del fango,

Leer Más >>