Deuteronomio 28: Bendiciones de la obediencia

Enfermedades

Por causa de su desobediencia Israel sería afligida con las mismas enfermedades que vinieron sobre los egipcios en la ocasión del éxodo. El pueblo de Dios se había tornado el pueblo de faraón. Las úlceras de Egipto es una palabra genérica que describe diferentes enfermedades de la piel. La identificación precisa de las enfermedades mencionadas es difícil, pero tumores, sarna, comezón y úlcera son enfermedades dermatológicas.

Opresión

La desobediencia de Israel produciría opresión mental y emocional. El problema mental y emocional de Israel afectaría su vida espiritual. Como el ciego es incapaz de ver la luz del día, así será Israel en su vida diaria. Como un ciego palpando en sus tinieblas, Israel será incapaz de encontrar éxito en su camino. Incapaz de pensar claramente o de luchar contra el error, Israel será oprimido y robado fácil y constantemente. Separado del Señor por su idolatría, Israel sería incapaz de defenderse a sí mismo frente a los opresores. Por causa de su opresión Israel se tornaría una víctima dócil de sus opresores. Las aflicciones mencionadas en los es una inversión de la promesa dada a los israelitas. Por causa de la desobediencia de Israel ni aun los derechos de una persona serían respetados. Su propiedad sería tomada, su esposa sería violada, su fortuna sería robada, sus hijos e hijas serían vendidos como esclavos, su ganado sería robado, y el fruto de su campo sería comido por otros. Toda esta aflicción, toda esta devastación, toda esta opresión y todo este tratamiento brutal llevaría una persona a la locura: y enloquecerás a causa de lo que verán tus ojos.

Exilio

La derrota del Israel por manos de sus enemigos causaría la deportación de la población israelita hacia una tierra lejana. Para Israel, deportación implicaba la pérdida de su posición exaltada como nación especial. En vez de Israel ser una nación exaltada entre las naciones, los israelitas serían entregados a otras naciones y serían deportados. La deportación del rey era una señal de completa humillación de la nación, ya que el rey era el símbolo de la vida nacional y de la posición exaltada de Israel. Pero el elemento supremo de la desgracia de Israel era que la nación iba ser llevada cautiva a una tierra extraña y allí darían culto a otros dioses de madera y piedra. La ironía de esta aflicción es que Israel recibe la maldición del pacto porque el pueblo libremente abandonó a Jehová para servir a otros dioses. Su castigo sería el exilio en tierra extraña donde el pueblo sería forzado a dar culto a los dioses de piedra y de madera. Esta ironía iba a provocar el terror de las naciones e Israel se tornaría en el hazmerreír y su humillación serviría de refrán para las naciones donde Israel iba a vivir en su exilio.

Ruina económica

La economía israelita estaba basada en la producción agrícola. Cada persona tenía su porción de la tierra recibida del Señor como herencia. La sequía y la peste traerían devastación y pobreza. El Señor había prometido bendecir el fruto de la tierra y el fruto del ganado. Pero, por causa de la desobediencia del pueblo la promesa de fertilidad de la tierra y de los animales sería revocada. Los israelitas plantarían semillas pero no iban a cosechar. Plantarían viñas pero no recogerían uvas porque los gusanos destruirían el fruto de la vid. Plantarían olivos pero las olivas iban a caer prematuramente. Por cuanto el grano, la viña y el olivo eran los principales productos de la tierra de Canaán, la magnitud de la ruina económica de Israel es aparente: toda la cosecha de Israel será consumida por la plaga. Ni aun los hijos podrían ayudar a sus padres en la cosecha porque serían llevados cautivos como botín de guerra.

Humillación. La pobreza de Israel es exacerbada por causa de su humillación. Mientras los forasteros eran exaltados, la pobreza de Israel aumentaba. Esto es una revocación de la promesa de la exaltación de Israel. En el pasado, el forastero necesitaba de la ayuda de Israel, ahora Israel necesitaría la ayuda de ellos. En vez de prestar, Israel pediría prestado. En vez de ser cabeza, Israel sería la cola. Por causa de la desobediencia de Israel, aun la estructura social de la comunidad israelita sería afectada.

La razón para las maldiciones.

Todas estas maldiciones estaban destinadas a venir sobre Israel si en el futuro dejaban de oír la voz de Jehová y dejaban de obedecer sus mandamientos y estatutos. Por causa de su desobediencia, estas maldiciones “perseguirán” a Israel como una bestia salvaje y como un animal de rapiña. La consecuencia de la desobediencia servía como señal y prodigio, no solamente para el pueblo que había pecado contra Jehová, sino que también para sus hijos. Estas maldiciones que iban a caer sobre Israel servirían de evidencia de que la violación del pacto traería severa consecuencia sobre la nación.

La llegada del enemigo

Esta sección cambia la perspectiva histórica de la desobediencia de Israel, posiblemente reflejando la situación histórica cuando el deuteronomista redactó su libro. La desobediencia de Israel es una posibilidad futura: “te mando hoy” mientras la expresión “te ha mandado” parece expresar la realidad histórica del deuteronomista. La realidad del exilio es confirmada. Explicando la consecuencia de la desobediencia y lo que sucederá a Israel por causa de la violación del pacto, el deuteronomista declara: Jehová los desarraigó de su suelo con furor, con ira y con gran indignación, y los echó a otra tierra, como hoy. El como hoy del deuteronomista es la situación histórica que sirve de fondo para su narrativa.

Esta sección habla de la maldición que vendría sobre Israel por los muchos pecados ya cometidos. El fracaso de Israel fue no haber servido a Jehová con gozo y alegría. Por cuanto Israel no quiso servir a Jehová por causa de su abundancia, ellos servirán a sus enemigos en medio del hambre, de la sed, de la desnudez, y de la falta de todas las cosas.

La descripción del enemigo que invade a Israel y lleva al pueblo al cautiverio es general y estereotipada. El enemigo viene de una tierra lejana, habla un idioma que el pueblo no entiende, es un pueblo cruel, poderoso, sin compasión, violento y destructivo. Esta nación devastaría la cosecha, aniquilaría el ganado y destruiría las ciudades de Israel. Desde una perspectiva histórica, esta descripción de la “nación lejana” puede ser aplicada a los asirios, quienes invadieron el reino del norte y destruyeron a Samaria en 722 a. de J.C. o a los babilonios, quienes invadieron el reino del sur y destruyeron el templo y la ciudad de Jerusalén en 587 a. de J.C.

Los horrores del asedio

La invasión y el asedio de Israel traería la destrucción total de la nación. La descripción del asedio refleja la realidad de las guerras de conquistas emprendidas por los asirios y los babilonios. Todas las grandes ciudades de Israel estaban protegidas por muros altos. Durante un asedio el enemigo atacaba una porción del muro hasta que conseguía hacer una abertura en el muro. Un asedio duraba meses o años. En el proceso del asedio, la ciudad consumía su comida y bebía su agua. El resultado de meses y años de asedio era que se acababa la comida y el agua en la ciudad asediada y los habitantes de aquella ciudad llegaban a una situación angustiosa. Esta sección describe los horrores del asedio. La población asediada en su desespero se entregaba al acto de canibalismo. Lo mismo iba a suceder con Israel. Mientras los enemigos comían el ganado de Israel, los israelitas comían sus propios hijos. Aun los esposos que amaban a sus familias considerarían comer miembros de su familia, sus hijos y aun sus esposas. Lo mismo las mujeres que, en su desesperación, considerarían comer a su esposo, hijo, hija y aun su propia placenta después de haber concebido.

El horror del asedio se tornó una realidad cuando los arameos invadieron a Samaria, la capital del reino del norte, y cuando los babilonios invadieron a Jerusalén. Algunas personas en Israel se tornaron caníbales para sobrevivir los horrores del asedio. Este acto inhumano es una evidencia de la depravación del corazón humano cuando está separado de la gracia y del amor de Dios.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario