Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Dedicatoria

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Al Señor de los Cielos quien en su inmenso Amor envió a su Hijo Amado Jesucristo a salvar a este pecador; a Jesucristo por haber ofrendado su sangre para limpiar de pecado mi alma; a mis padres Manuel Angel y Raquel, que en paz descansen, quienes se esforzaron por hacer de mí un hombre de bien; a Javier Jiménez Pérez, mi padre espiritual, quien con su humildad y paciencia me reconcilió con el Señor; a Rafael Riquelme, a quien debo gran parte de mi nueva vida, a Carlos H. Velázquez, que continuó la labor de Riquelme; a mi adorada esposa Brunnie, a quien debo lo que hoy soy; a mis hijos Lionel y Marcel por enseñarme a ser padre; a Lionel por darme la dicha de hoy gozar la felicidad de ser abuelo; a mi nieto Lionel Francisco, por todas sus enseñanzas, con la esperanza de que este humilde trabajo le guíe siempre por los caminos del Señor. A ti que tienes este trabajo en tus manos con la ilusión de que hagas tuyas las enseñanzas de Jesús, porque Cristo es para ti.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Ponen a Jesús en una tumba

Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, vino un hombre rico de Arimatea, ciudad de Judea, llamado José,

Artículo Completo

La carrera de sapos

Era una vez una carrera de sapos. El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre. Había en el lugar una gran multitud. Mucha gente

Artículo Completo

El Judaísmo de la dispersión

Justo González- Como hemos señalado anteriormente, durante los siglos que precedieron al advenimiento de Jesús hubo un número cada vez mayor de judíos que vivían fuera de Palestina.

Artículo Completo