De rodillas

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Cuentan que un hombre muy rico y orgulloso quería saber qué debía hacer para poder encontrar a Dios. Preguntó a un hombre muy sabio que vivía en las afueras del pueblo y éste le llevó a la montaña, y no le dejó beber agua en dos días.

Luego le llevó a una naciente en el suelo donde nacía el río que abastecía a todo el pueblo. El sabio le dijo:

— «Sabes que debes beber agua para sobrevivir ¿Cómo tomarías de esta agua en este momento?»

El hombre se arrodilló y bajando su cabeza bebió del agua que brotaba del suelo. El hombre sabio le dijo:

— «Es exactamente lo que debes hacer para encontrar a Dios: Dejar de lado tu orgullo, reconocer tu necesidad, arrodillarte e incluso humillarte hasta llegar al suelo.

Era la única forma de beber el agua que le salvaría. Así mismo para salvar tu alma debes arrodillarte, reconocer que sin Dios no tienes salvación y humillarte… tu recompensa… será poder beber del agua, el agua viva que salvará tu vida».

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Maestra y el Celular

Un día una maestra estaba calificando un ensayo que habían realizado sus estudiantes, su esposo estaba al lado jugando en su celular, cuando de repente

Artículo Completo

El ateo y el oso convertido

Cuenta una simpática fábula que un ateo paseaba por un hermoso bosque. Asombrado por tanta belleza, pensó: «¡Qué maravillas han surgido como resultado de la

Artículo Completo

Piedras grandes

Cierto día un motivador experto estaba dando una conferencia a un grupo de estudiantes y para dejar en claro un punto utilizó un ejemplo que

Artículo Completo