Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Dale una oportunidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ocurrió el 24.2.2006 durante una final de baloncesto entre institutos de E.E.U.U. Jason McElwain había hecho todo por su equipo de basket, el Greece Athena High School basketball team: había pasado botellas de agua, manejado las estadísticas del equipo y llevado el contador de tiempo. Todo menos jugar: siempre se sentaba en el banquillo con su uniforme del colegio y su corbata.

Jason es un estudiante autista de 17 años que en toda la liga no había jugado ni un minuto. La madre, que asistía a ese juego, como a todos los partidos, pidió al entrenador que le diera una oportunidad para que su hijo metiera canasta. El entrenador, se apiadó y le dejó jugar los últimos minutos.

Entró en la cancha y lanzó desde la línea de media cancha. Falló, sin gran sorpresa de su entrenador ni de los compañeros de equipo.

En la siguiente jugada tomó el balón, y encestó limpiamente. Lo mismo ocurrió con sus 6 tiros siguientes, ya desde antes de la línea de media cancha. Marcó él solo y de seguido 20 puntos para su equipo en cuatro minutos. El chico había salvado el partido y la liga: el público, loco de contento le sacó al hombro.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pan para los demás

Puede que sea bonito, pero desde luego no es nada fácil hacerse pan. Significa que ya no puedes vivir solo para ti, sino también para los demás.

Artículo Completo

El más fuerte

Un día, la piedra dijo: «Soy la más fuerte» Oyendo eso, el hierro dijo: «Soy más fuerte que tú» ¿Quieres verlo?» Entonces, los dos lucharon hasta que

Artículo Completo