Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cuidado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sofronio, virtuoso ciudadano romano, tenía una hija muy hermosa, llamada Eulalia, y ésta le pidió permiso para visitar a la mundana Lucina.

— No puedo permitírtelo— dijo el padre.

— ¿Me crees demasiado débil?— replicó la hija indignada.

Sofronio cogió un carbón apagado y pidió a su hija que lo tomara en la mano, pero ésta vacilaba en hacerlo.

— Cógelo, hija mía, no te quemarás.

Obedeció Eulalia, y la blancura de su mano se vio inmediatamente manchada.

— Padre, hay que tener cuidado para manejar carbones— dijo de mal humor.

— Es verdad— dijo el padre solemnemente— porque aunque no queman, tiznan. Y lo mismo ocurre con las malas compañías y conversaciones.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Palabras

Los discípulos estaban enzarzados en una discusión sobre la sentencia de Lao-Tse: «Los que saben no hablan; los que hablan no saben» Cuando el Maestro entró donde ellos

Artículo Completo

Palomitas de Maíz

Hace algunas semanas se instaló en la ciudad un circo en un terreno que es rentado para este tipo de eventos. El día que este circo abandonó

Artículo Completo

El anciano Diácono

Le llamaremos Juan. Está despeinado, descalzo, su camisa agujereada; su pantalón anda por las mismas. Así vistió durante sus cuatro años de estudios universitarios. Es brillante… mas,

Artículo Completo