Cuidado

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Sofronio, virtuoso ciudadano romano, tenía una hija muy hermosa, llamada Eulalia, y ésta le pidió permiso para visitar a la mundana Lucina.

— No puedo permitírtelo— dijo el padre.

— ¿Me crees demasiado débil?— replicó la hija indignada.

Sofronio cogió un carbón apagado y pidió a su hija que lo tomara en la mano, pero ésta vacilaba en hacerlo.

— Cógelo, hija mía, no te quemarás.

Obedeció Eulalia, y la blancura de su mano se vio inmediatamente manchada.

— Padre, hay que tener cuidado para manejar carbones— dijo de mal humor.

— Es verdad— dijo el padre solemnemente— porque aunque no queman, tiznan. Y lo mismo ocurre con las malas compañías y conversaciones.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Rayito de sol

Érase una vez una niña llamada Elsa. Tenía una abuela muy vieja, de cabello blanco, con arrugas en todo el rostro. El padre de Elsa

Artículo Completo

No aceptando el Perdón

Hace algunos años apareció el siguiente artículo en un periódico de California del Sur: Un joven hombre que vivió en los estados del Oeste nunca

Artículo Completo

El marido desconfiado

Al llegar a una edad avanzada, y tras una vida hogareña de alegrías y sufrimientos cotidianos, unos esposos decidieron renunciar a la vida mundana y

Artículo Completo

Tiempos difíciles

¿Estamos tomando la decisión correcta? ¿Debería cambiar de dirección y línea de trabajo o deberé buscar otro empleo? Cuando las cosas no son lo que

Artículo Completo