Cristo pago nuestro rescate

Miguel de Cervantes, el célebre autor del libro Don Quijote de la Mancha, regresaba a España, después de cumplido su servicio militar en Italia, cuando el barco en que él navegaba fue atacado y apresado por barcos piratas que lo llevaron prisionero a Argel en el norte de África. Allí estuvo por un tiempo en la condición de esclavo.

Los piratas supusieron que Cervantes era un personaje importante por las cartas de recomendación que llevaba en su poder. En consecuencia, pidieron una buena suma por su rescate a los familiares en España. Estos tuvieron que vender propiedades y joyas para poder pagar el rescate y liberar a Miguel de la condición de esclavitud en que estaba sumido. Por fin, pudieron pagar y Miguel de Cervantes quedó libre y pudo regresar a su patria.

Nosotros también éramos esclavos del pecado y Cristo Jesús pagó por nosotros, rescatándonos de nuestra condición de esclavos del pecado -1 Pedro 1:18, 19; Mateo 20:28; 1 Timoteo 2:6.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…