Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cristo pago nuestro rescate

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Miguel de Cervantes, el célebre autor del libro Don Quijote de la Mancha, regresaba a España, después de cumplido su servicio militar en Italia, cuando el barco en que él navegaba fue atacado y apresado por barcos piratas que lo llevaron prisionero a Argel en el norte de África. Allí estuvo por un tiempo en la condición de esclavo.

Los piratas supusieron que Cervantes era un personaje importante por las cartas de recomendación que llevaba en su poder. En consecuencia, pidieron una buena suma por su rescate a los familiares en España. Estos tuvieron que vender propiedades y joyas para poder pagar el rescate y liberar a Miguel de la condición de esclavitud en que estaba sumido. Por fin, pudieron pagar y Miguel de Cervantes quedó libre y pudo regresar a su patria.

Nosotros también éramos esclavos del pecado y Cristo Jesús pagó por nosotros, rescatándonos de nuestra condición de esclavos del pecado -1 Pedro 1:18, 19; Mateo 20:28; 1 Timoteo 2:6.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El científico y la Muerte

Había una vez un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción. Un día

Artículo Completo

La joven del bello rostro

Había una vez una joven de origen humilde, pero increíblemente hermosa, famosa en toda la comarca por su belleza. Ella, conociendo bien cuánto la querían los jóvenes

Artículo Completo