Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Construir la felicidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Diariamente me dirijo al trabajo dos veces, muy distintas entre sí por muchas razones pero sobre todo por una: por la tarde debo caminar unos cien metros más de lo habitual para ingresar ya que la puerta principal se encuentra cerrada por seguridad.

Ya hace un año de esta novedad no tan grata para mí y para algunos más, antes no había distinciones entre mañana y tarde. Esos cien metros se convierten en millones los días de calor por lo tanto había que encontrar rápidamente un «atajo»…

Hasta que un día rompí las reglas de ese nuevo trayecto, al cual me resistía, y mi «atajo» se convirtió en saltar una pequeña pared de no más de medio metro con un poco de esfuerzo. Y así lo hice por muchas tardes…

Una de esas tardes de primavera, llena de sol y aromas, pensé que sería hermoso estar sentada en una plaza absorbiendo todo esa luz…toda esa vida…toda esa fuerza que necesitaba de la naturaleza……Caí a la realidad tan bruscamente que me encontraba nuevamente frente a esa decisión de tomar mi «atajo» o seguir el camino trazado, opté por lo segundo.

¿Saben por qué? Porque como no iba a poder escapar de mi jornada de trabajo para sentarme en una plaza y absorber toda la vida en un gran respiro…..tenía la posibilidad de disfrutar de esos minutos llenos de vida que hacían los tan largos cien metros llenos de sol y aromas…

A partir de ese día, prefiero hacer cien largos metros llenos de vida antes que perderlos en un atajo…. La esencia de las cosas no se descubre con pequeños caminos alternativos de poco alcance…a veces es necesario recorrer un poco más…

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Marcos 15: El silencio de Jesús

Inmediatamente, a la. madrugada, los principales sacerdotes, juntamente con los ancianos y los maestros de la Ley -es decir, todo el Sanedrín- celebró una sesión. Maniataron a

Artículo Completo

Los labradores malvados

Escuchad otra parábola. Érase un padre de familia que plantó una viña y la cercó de vallado; y cavando hizo en ella un lagar, edificó una torre,

Artículo Completo

Un minuto

Un minuto sirve para sonreír: sonreír para el otro, para ti y para la vida. Un minuto sirve para ver el camino, admirar una flor, sentir el

Artículo Completo