Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Conocer es agradecer

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En cierta ocasión una amorosa madre salvó a su hijita del incendio producido en su casa, pero sufrió gravísimas quemaduras en sus manos y brazos. Cuando la niña creció, ignorando qué provocó las terribles cicatrices en las manos de su madre, sintió vergüenza de su mamá cuando ella saludaba a alguien y tenía que mostrar las cicatrices. Llegó al punto de exigir a su madre que se comprara unos guantes y los usara en toda ocasión para cubrir aquellas horribles manos.

Un día, la hija le preguntó a su madre cómo fue que sus manos quedaron tan deformadas. Por primera vez la madre le relató la historia de cómo había salvado con aquellas manos la vida de su hijita. La hija rompió a llorar con lágrimas de asombro, gratitud y vergüenza. Comprendió cómo por su ignorancia había ofendido y rechazado a su mamá. Con lágrimas rodando por sus mejillas dijo:

«¡Oh, mamá! ¡Tus manos son las más bellas del mundo! ¡Nunca más las escondas!»

La cruz y la sangre de Cristo parecen un tema desagradable para muchas personas que no comprenden lo que significan. Para los creyentes son elementos preciosos de salvación y vida eterna.

Una respuesta

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

He aprendido

He aprendido que no puedo hacer que alguien me ame, sólo puedo convertirme en alguien a quien se puede amar. El resto depende de los

Artículo Completo

Hola, ¿cómo estás?

No lo sé. ¿Cuándo fue que empezamos a ser amigos? ¿No te parece gracioso que con tu pareja siempre quieres llevar la cuenta, recordar el

Artículo Completo