Completo perdón

Completo perdón

El conde de Polignac debía muchos favores a Napoleón, sin embargo le traicionó. Bonaparte ordenó su arresto, teniendo como base de prueba una carta en la cual el conde se comprometía en un complot político.

La señora Polignac solicitó y obtuvo una audiencia del Emperador en la cuál procuró defender a su marido, declarándole inocente.

– ¿Conoce la firma de su marido?

Preguntó el emperador y sacando la carta de su bolsillo la puso ante los ojos da la señora, quién al verla palideció, y cayó desmayada.
Compadecido Napoleón y obrando de acuerdo con sus generosos rasgos, tan pronto como la señora volvió en sí, le enseño la carta diciendo:

– Tomadla, es la única evidencia legal que existe contra vuestro marido. Hay un fuego aquí al lado. – pues era invierno.

La señora tomó con ansia aquella prueba de culpabilidad y la entregó a las llamas. La vida de Polignac y su honor estaban a salvo, fuera del alcance de la misma justicia imperial.

Esto es lo que Dios ha declarado hacer con nuestros pecados cuando los confesamos de corazón, ha dicho que “los echará en el profundo de la mar”, los alejará como el Oriente del Occidente, los hará desaparecer, en una palabra, borrados por la preciosa sangre de Cristo.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

El portero de la botica

El portero de la botica

No había en el pueblo peor oficio que el de portero de la botica. Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre? De hecho, nunca

Leer Más >>

Pedazos de Amistad

Yo pienso que el tiempo que pasamos con cada amigo es lo que hace a cada amigo tan importante. Las amistades se construyen de a

Leer Más >>
Destapando las cloacas

Destapando las cloacas

Se había desatado una nueva ola de delitos, una nueva ola de robos. Los ladrones habían empezado a robar las tapas de hierro de las

Leer Más >>
Contra quién luchamos

Contra quién luchamos

Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño, es decir, una de esas personas que por amor a Dios se refugian en la

Leer Más >>