Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Compasión, no lastima

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una mujer cruzó apresurada la calle sin prestar mucha atención a los vehículos que iban y venían en ambas direcciones. El resultado fue que uno de ellos, por no golpearla, hizo un rápido viraje. Pero fue materialmente imposible evitar darle un fuerte golpe que la lesionó, y tampoco pudo evitar colisionar con otro vehículo aparcado cerca. La situación se complicaba por la falta de medios para auxiliar a la pobre mujer.

En seguida se arremolinó la gente y muchos profirieron las habituales expresiones de lástima, pero nadie hacía nada en concreto.

Al fin, uno de los presentes, molesto por tantas expresiones vacías, dijo dirigiéndose a los demás:

— «La lástima no soluciona nada. Yo tengo cien pesos de compasión y aquí están. ¿Cuánta compasión tiene usted?»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La sopa de piedras

Hubo una vez, hace muchos años, un país que acababa de pasar una guerra muy dura. Como ya es sabido las guerras traen consigo rencores, envidias, muchos

Artículo Completo

Hermoso día

El día empezó muy mal. Me quedé dormida y llegué tarde al trabajo. Todo lo que sucedió en la oficina contribuyó a mi ataque de nervios. Para

Artículo Completo

Inspiración

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días

Artículo Completo