Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Compartir nuestra luz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un gran maestro, contó a sus discípulos la siguiente historia:

— «Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura cueva donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró prender una pequeña antorcha. Pero la luz que daba era tan escasa que aún así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia antorcha y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó».

Uno de los discípulos pregunto al maestro:

— «¿Qué nos enseña, maestro, este relato?»

Y el maestro contestó:

— «Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario, la hace crecer.»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Amor de lagartija

Las casas de los japoneses tienen, normalmente, un espacio hueco entre las paredes de madera. Mientras cierta persona echaba abajo los muros de su casa, se dio

Artículo Completo

La mejor Biblia

Cuatro hombres estaban parados en el pasillo de una iglesia. Discutían sobre qué versión bíblica era la mejor. Uno decía que era la versión Reina Valera citando

Artículo Completo

Su camino de amor

Si miramos a través de la ventana de la cocina, podemos ver un camino que va desde nuestro portal por la hierba hasta la propiedad adyacente a

Artículo Completo