Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Comodidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día, un hombre sabio y piadoso clamó al cielo por una respuesta. El hombre encabezaba un grupo de misioneros que oraban por la paz del mundo, para lograr que las fronteras no existieran y que toda la gente viviera feliz. La pregunta que hacía era:

— Señor, ¿Cuál es la clave para que el mundo viva en armonía?

Entonces, los cielos se abrieron y después de un magnífico estruendo, la voz de Dios les dijo:

— Como-di-dad

Todos los misioneros se miraron entre sí, sorprendidos y extrañados de escuchar tal término de la propia voz de Dios. El hombre sabio y piadoso preguntó de nuevo:

— ¿Comodidad Señor? ¿Qué quieres decir con eso?

Dios respondió:

— La clave para un mundo pleno es: Como di, dad, es decir, así como yo les di, dad vosotros a vuestro prójimo. Como di Yo, dad vosotros fe. Como di Yo, dad vosotros esperanza. Como di Yo, dad vosotros caridad. Como di Yo, dad vosotros sin límites, sin pensar en nada más que dar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Josué 6: Toma de Jericó

Jos 6:1 Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía. La ciudad de Jericó, construida miles de años

Artículo Completo

Las sanguijuelas

Se cuenta una historia acerca de un viajero que recorrí­a las selvas de Burma con una guí­a. Llegaron a un rí­o ancho y poco profundo, y lo

Artículo Completo

Mi ángel guardián

Había una vez una pequeña niña sentada en un parque. Todos pasaban por su lado y nunca nadie se detenía a preguntarle que le pasaba. Vestida con

Artículo Completo

No trataban bien al pastor

Un joven pastor de una Iglesia de un pueblo del centro de la Isla de Puerto Rico, se quejaba amargamente con un predicador visitante, contándole acerca de

Artículo Completo