Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Comodidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día, un hombre sabio y piadoso clamó al cielo por una respuesta. El hombre encabezaba un grupo de misioneros que oraban por la paz del mundo, para lograr que las fronteras no existieran y que toda la gente viviera feliz. La pregunta que hacía era:

— Señor, ¿Cuál es la clave para que el mundo viva en armonía?

Entonces, los cielos se abrieron y después de un magnífico estruendo, la voz de Dios les dijo:

— Como-di-dad

Todos los misioneros se miraron entre sí, sorprendidos y extrañados de escuchar tal término de la propia voz de Dios. El hombre sabio y piadoso preguntó de nuevo:

— ¿Comodidad Señor? ¿Qué quieres decir con eso?

Dios respondió:

— La clave para un mundo pleno es: Como di, dad, es decir, así como yo les di, dad vosotros a vuestro prójimo. Como di Yo, dad vosotros fe. Como di Yo, dad vosotros esperanza. Como di Yo, dad vosotros caridad. Como di Yo, dad vosotros sin límites, sin pensar en nada más que dar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Inspiración

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días

Artículo Completo

El papelito

Un maestro al despedirse de su discípulo, luego de haberle enseñado todo lo que necesitaba para defenderse en la vida, le dijo: — «Mi amado discípulo, ya

Artículo Completo

Lamento de un padre

Mis manos estaban ocupadas todo el día. No tenía mucho tiempo para jugar los pequeños juegos que me pedías. No tenía mucho tiempo para contigo estar. Tenía

Artículo Completo