Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Como los animales

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El buitre: Si pones un buitre en un cajón que mida 2 metros x 2 metros y que esté completamente abierto por la parte superior, esta ave, a pesar de su habilidad para volar, será un prisionero absoluto. La razón es que el buitre siempre comienza su vuelo desde el suelo con una carrera de 3 a 4 metros. Sin espacio para correr, como es su hábito, ni siquiera intentará volar sino que quedará prisionero de por vida en una pequeña cárcel sin techo…

El murciélago: El murciélago ordinario que vuela por todos lados durante la noche es una criatura sumamente hábil en el aire pero no puede elevarse desde un lugar a nivel del suelo. Si se le coloca en el suelo en un lugar plano, todo lo que puede hacer es arrastrarse indefenso y, sin duda, dolorosamente, hasta que alcanza algún sitio ligeramente elevado del cual se pueda lanzar a si mismo hacia el aire. Entonces, inmediatamente despega rápidamente.

La abeja: La abeja , al ser depositada en un recipiente abierto, permanecerá allí hasta que muera, a menos que alguien la saque. Nunca ve la posibilidad de escapar que existe por arriba de ella, sin embargo insiste tratando de encontrar alguna forma de escape por los laterales cercanos al fondo. Seguirá buscando una salida donde no existe ninguna, hasta que se destruya completamente a sí misma.

Las personas: En muchas formas, somos como el buitre, el murciélago y la abeja obrera. Lidiamos con nuestros problemas y frustraciones, sin nunca darnos cuenta que todo lo que tenemos que hacer es ver hacia arriba.. Esa es la respuesta, la ruta de escape y la solución a cualquier problema.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Detén el yo emocional

Recuerdo aquellos años en que solí­a ser una «cristiana yo-yo», como suelo llamarlo. Siempre tení­a altibajos. Si mi esposa hací­a lo que yo querí­a, entonces

Artículo Completo

Dejando huellas

Un hombre que acababa de encontrarse con Jesús Resucitado, iba a toda prisa por el Camino de la Vida, mirando por todas partes y buscando.

Artículo Completo

Jesús y Nicodemo

Había un fariseo llamado Nicodemo, que era un hombre importante entre los judíos. Este fue de noche a visitar a Jesús, y le dijo: Maestro,

Artículo Completo

La verdad

Esta es la historia de un hombre que estaba obsesionado por encontrar a la verdad. Un día, abandonó su casa y su pueblo, y emprendió

Artículo Completo