Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Como el jabón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un cristiano estaba caminando por la calle cuando se encontró con el dueño de una compañía que fabricaba jabones.

Mientras hablaban, el fabricante de jabones dijo: -«El evangelio que usted predica no puede ser muy bueno, porque todavía hay mucha gente mala.»

El cristiano notó que había un niño cerca jugando con lodo. El niño estaba manchado de barro de pies a cabeza.

El cristiano dijo a su amigo: -«Su jabón no puede ser muy bueno, porque todavía hay mucho sucio en el mundo.»

El hombre respondió: -«Bueno, solamente limpia cuando una persona lo usa.»

-«¡Exactamente! Igual pasa con el Evangelio- dijo el cristiano!»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Camino al amor

Dijo el filósofo a su amigo, hablando tal vez del eterno dilema que día a día agobia aún a los más sabios: — No sabemos a donde

Artículo Completo

Cuestión de perspectivas

Mirta y Juana, que eran dos viejas amigas, fueron a almorzar a su restaurante favorito. Mirta felicitó a Juana por los recientes matrimonios de su hijo e

Artículo Completo

Conocer es agradecer

En cierta ocasión una amorosa madre salvó a su hijita del incendio producido en su casa, pero sufrió gravísimas quemaduras en sus manos y brazos. Cuando la

Artículo Completo