Cómo cumplimos nuestros compromisos

Se cuenta que, en cierta ocasión, un hombre muy rico pidió a su yerno, arquitecto, que le construyera una casa de primera clase sin escatimar esfuerzos ni se preocupara por los gastos. Sin embargo, el joven arquitecto aprovechó la oportunidad para buscar los materiales más baratos, pero cobrando como si fueran materiales caros. De esta manera se quedó con algún dinero.

Cuando el proyecto estuvo terminado, recibió una de las más desagradables sorpresas de su vida. El suegro había tenido la idea de hacerle un buen regalo de matrimonio y ahora le entregaba las llaves de la casa, la cual el joven había construido con materiales malos y sin mucho cuidado.

Lo que sembramos recogemos.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…