Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cómo cumplimos nuestros compromisos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se cuenta que, en cierta ocasión, un hombre muy rico pidió a su yerno, arquitecto, que le construyera una casa de primera clase sin escatimar esfuerzos ni se preocupara por los gastos. Sin embargo, el joven arquitecto aprovechó la oportunidad para buscar los materiales más baratos, pero cobrando como si fueran materiales caros. De esta manera se quedó con algún dinero.

Cuando el proyecto estuvo terminado, recibió una de las más desagradables sorpresas de su vida. El suegro había tenido la idea de hacerle un buen regalo de matrimonio y ahora le entregaba las llaves de la casa, la cual el joven había construido con materiales malos y sin mucho cuidado.

Lo que sembramos recogemos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Melones sin semillas

«Juan era un apasionado de los melones. Desde pequeñito le habían llamado la atención estas frutas. Año tras año, con mucho esmero preparaba la tierra del fondito

Artículo Completo

La niña

Este relato se trata de mi hija de 10 años, Sara, quien nació sin un músculo de uno de sus pies, por lo cual usa un aparato

Artículo Completo

Muerte de tu hija

Es la tarde de un viernes típico y estás manejando hacia tu casa. Sintonizas la radio. El noticiero cuenta una historia de poca importancia: En un pueblo

Artículo Completo

Aurore y Aimée

Había una vez una dama que tenía dos hijas. La mayor, que se llamaba Aurore, era bella como el día, y tenía un carácter bastante bueno. La

Artículo Completo