Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Colosenses 1: Saludos cristianos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

(ii) Como los gnósticos lo veían, Jesucristo no era ni mucho menos único. Ya hemos visto que postulaban toda una serie de emanaciones entre Dios y el mundo. Insistían en que Jesucristo era simplemente una de esas emanaciones. Puede que ocupara un lugar bastante alto, hasta posiblemente el más alto, pero era uno entre muchos. Pablo se enfrenta con esto insistiendo en que en Jesucristo habita toda plenitud (Colosenses 1:19); que en Él está toda la plenitud de la divinidad en forma corporal (Colosenses 2:9). Uno de los objetivos principales de Colosenses es insistir en que Jesús es absolutamente único, y ‹que en Él está la totalidad de Dios.

(iii) Como los gnósticos lo veían, esto tenía otra consecuencia en relación con Jesús. Si la materia era totalmente mala, se seguía que el cuerpo también lo era. Y de ahí que Aquel Que fue la revelación de Dios no podía tener un cuerpo material. No podía haber sido más que un espíritu desencarnado que se presentaba en forma corporal. Los gnósticos negaban taxativamente la humanidad real de Jesús. En sus propios escritos, por ejemplo, afirmaban que cuando Jesús iba andando no dejaba huellas en el suelo. Por eso usa Pablo una terminología tan alucinante en Colosenses. Habla de Jesucristo reconciliando al hombre con Dios en Su cuerpo de carne (Colosenses 1:22); dice que la plenitud de la divinidad moraba en Él corporalmente. En oposición a los gnósticos, Pablo insistía en la humanidad de carne y hueso de Jesús.

(iv) El fin principal del hombre es encontrar el camino hacia Dios. Como los gno5sticos lo veían, ese camino estaba cerrado. Entre este mundo y Dios estaba la vasta serie de emanaciones. Antes de que el alma pudiera llegar a Dios, tenía que pasar la barrera de cada una de esas emanaciones, para lo cual se necesitaba un conocimiento especial y conocer una consigna especial; y eran esas consignas y ese conocimiento lo que los gnósticos pretendían tener. Esto quería decir dos cosas.

(a) Quería decir que se accedía a la salvación mediante un conocimiento intelectual. Para salir al paso de esta creencia Pablo insiste en que la salvación no es un conocimiento; es redención y perdón de pecados. Los maestros gnósticos mantenían que las verdades sencillas del Evangelio no eran suficientes; que para encontrar el camino a Dios el alma necesitaba mucho más que eso: el conocimiento elaborado y las consignas secretas que solo el gnosticismo podía dar. Pero Pablo insiste en que no se necesita nada más que las verdades salvíficas del Evangelio de Jesucristo.

(b) Si la Salvación dependiera de ese conocimiento tan elaborado, está claro que no sería para cualquier persona, sino solo para los intelectuales. Así es que los gnósticos dividían la humanidad en los espirituales y los terrenales; y solo los espirituales podían ser salvos de veras. La Salvación integral estaba fuera del alcance de las personas corrientes. Con eso en mente escribió Pablo el gran versículo de Colosenses 1:28. Su propósito era advertir a todo hombre y enseñar a todo hombre, y así presentar a todo hombre maduro en Jesucristo. Contra una salvación asequible solamente para una minoría intelectual, Pablo presentaba un Evangelio que era para todas las personas, por muy sencillas e iletradas que fueran, lo mismo que para los sabios y entendidos.

Así es que estas eran las doctrinas gnósticas principales; y todo el tiempo que estemos estudiando este pasaje, y hasta toda la carta, debemos tenerlas en mente; porque solo contra ese trasfondo resulta inteligible y relevante lo que dice Pablo.

2. Lo que Jesucristo es en sí mismo

En este pasaje dice Pablo dos cosas importantes acerca de Jesús, ambas en respuesta a los gnósticos. Los gnósticos habían dicho que Jesús no era más que uno entre muchos intermediarios; y que, por muy glorioso que fuera, era solo una revelación parcial de Dios.

(i) Pablo dice que Jesucristo es la imagen del Dios invisible (Colosenses 1:1 S). Usa aquí una palabra y una figura que despertaría toda clase de memorias en las mentes de sus primeros lectores. La palabra es eikón, e imagen es su traducción correcta. Ahora bien: como señala Lightfoot, una imagen puede ser dos cosas que se confunden entre sí. Puede ser una representación; pero una representación, si es lo bastante perfecta, puede ser una manifestación. Cuando Pablo usa esta palabra, establece que Jesús es la perfecta manifestación de Dios. Para comprender cómo es Dios, tenemos que mirar a Jesús: Él representa perfectamente a Dios a los hombres de una manera que ellos pueden ver y conocer y entender. Pero es lo que hay detrás de esta palabra lo que tiene un interés supremo.

(a) El Antiguo Testamento y la literatura intertestamentaria tienen mucho que decir acerca de la Sabiduría. En Proverbios, los pasajes principales sobre la Sabiduría están en los capítulos 2 y 8. Allí se nos dice que la Sabiduría es co-eterna con Dios, y que estuvo con Dios cuando Él creó el mundo. Ahora bien: en La Sabiduría de Salomón 7:26, eikón es la palabra que se aplica a la Sabiduría. La Sabiduría es la imagen de la bondad de Dios. Es como si Pablo se volviera a los judíos y les dijera: « A lo largo de toda vuestra historia habéis estado soñando y escribiendo acerca de esta Sabiduría divina que es tan antigua como Dios, que hizo el mundo y que da sabiduría a los hombres. En Jesucristo, esa Sabiduría ha venido a los hombres en forma corporal para que todos la puedan ver.» Jesús es el cumplimiento de los -sueños del pensamiento judío.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Las olimpiadas

En una ocasión en la carrera de los 100 metros con obstáculos de las olimpíadas de 1980, salieron los 8 competidores. El número 5 tiró el primer

Artículo Completo

Las dos semillas

Dos semillas estaban juntas lado a lado en la fértil tierra de la primavera. La primera semilla dijo: — ¡Quiero crecer! Quiero impulsar a mis raíces al

Artículo Completo

La lluvia y el ladrón

Hace muchos años, un campesino volví­a a su casa a caballo luego de haber estado varios dí­as en una fiesta en Parí­s. Mientras hací­a su camino reviví­a

Artículo Completo