Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Carta de un soldado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Esta carta fue hallada en el campo de batalla dentro del bolsillo de la chaqueta de un soldado; su cuerpo fue encontrado completamente destrozado causado por una granada.

«Escúchame, Señor, yo nunca he hablado contigo, hoy quiero saludarte. ¿Cómo estás? Tú sabes, siempre me decí­an que no existí­as y yo siendo un tonto creí­ que era verdad.

Yo nunca habí­a mirado Tu gran obra, anoche desde el cráter que hizo una granada vi Tu cielo estrellado y comprendí­ que habí­a sido engañado. Ahora mis ojos fueron abiertos y mi corazón se abrió para recibirte Jesucristo en mi corazón como el Salvador de mi alma.

Yo no sé si Tú, Dios, estrecharás mi mano, pero voy a explicarte y me comprenderás… Es bien curioso, en este horrible infierno he encontrado la luz para mirar Tu faz.

Después de esto tengo mucho que decirte y no tan sólo de saber que existes.  Pasada la medianoche habrá ofensiva, pero no temo. Sé que Tú vigilarás.  ¿Oyes ya la señal? Bueno mi Dios, ya debo irme, me encariñé Contigo.  Aún querí­a decirte que como sabes, habrá lucha cruenta y quizás esta noche llamaré a Tu puerta.

Aunque nunca antes fuimos amigos, ahora sé que me dejarás entrar en Tu reino porque he aceptado la obra de Tu Hijo Sagrado al morir por mis pecados.  Pero si estoy llorando. Ya ves, Dios mí­o, se me ocurre que ya no soy impí­o.  Bueno, mi Dios, debo irme.  Es raro, pero hoy ya no temo a la muerte.»

«Porque todo aquel que invocare el Nombre del Señor, será salvo.» Romanos 10: 13

«Pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.» 2 Corintios 5: 8

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Decidir y ser constantes

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días

Artículo Completo

No sueltes el caballo

Un caballo estaba amarrado y vino un demonio y lo soltó, el caballo se metió a la finca de unos campesinos y comenzó a comerse la siembra,

Artículo Completo

La cárcel

Un reo había sido sentenciado a morar por siempre en una vieja, sucia y oscura mazmorra. No queriendo arrepentirse de su desatinada vida, orgulloso gritó que de

Artículo Completo