Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cantares 7: El esposo y la esposa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cantares 7:1 El esposo ¡Qué bellos son tus pies en las sandalias, hija de príncipe! Los contornos de tus caderas son como joyas, obra de excelente artífice.

Cantares 7:2 Tu ombligo, como una taza redonda donde no falta el buen vino.

Tu vientre, como montón de trigo de lirios rodeado.

Cantares 7:3 Tus dos pechos, como gemelos de gacela.[a]

Cantares 7:4 Tu cuello, como torre de marfil; tus ojos, como los estanques de Hesbón[b] junto a la puerta de Bat-rabim;[c] tu nariz, como la torre del Líbano,[d] que mira hacia Damasco.

Hesbón : Antigua capital de Sehón, a unos 30 km al este del Mar Muerto. Se le conocía por sus potencialidades económicas. Bat – rabim es desconocido hoy. La torre del Líbano era una famosa y muy bella construcción que sobresalía en una no especificada ciudad cercana a las laderas orientales del Hermón. Nariz : Puede que aquí sea una referencia a su rostro.

Cantares 7:5 Tu cabeza erguida, como el Carmelo;[e] como púrpura, tus guedejas: en ellas, un rey está cautivo.

La frase «tus ojos, como los estanques de Hesbón», sugiere ojos brillantes. Hesbón era la capital antigua de los amorreos. Bat-rabim pudo haber sido una de las puertas de Hesbón. «La torre del Líbano» quizás era un atalaya (no cabe dudas de que era muy prominente y considerada muy hermosa). Algunos sugieren que esto se refiere a la cadena montañosa del Líbano. El monte Carmelo tenía a la vista al mar Mediterráneo y a Palestina.

Cantares 7:6 ¡Qué hermosa eres y cuán suave, oh amor deleitoso![f]

Cantares 7:7 Tu talle, como la palmera; tus pechos, como sus racimos.

La palmera : Señal de la existencia de fuentes de agua viva

Cantares 7:8 Yo dije: «Subiré a la palmera y asiré sus frutos». Deja que sean tus pechos como racimos de vid, y como de manzanas la fragancia de tu aliento.

Cantares 7:9 Tu paladar, como el buen vino, que entra al amado suavemente y corre por los labios de los viejos.[g]

El Cantar se mueve de la soledad a la comunión y ahora de nuevo a la soledad. Todo es nuevo; nuevo crecimiento, nuevas dulces frutas , nuevo vino , una nueva relación y una nueva forma de amar.

Cantares 7:10 La esposa. Yo soy de mi amado, y en mí tiene su contentamiento.

Cantares 7:11 Ven, amado mío, salgamos al campo, pasemos la noche en las aldeas.

Cantares 7:12 Vayamos de mañana a las viñas, a ver si brotan las vides, si ya están en cierne, si han florecido los granados. ¡Allí te daré mis amores!

Cantares 7:13 Las mandrágoras[h] exhalan su aroma, y a nuestras puertas hay toda suerte de deliciosas frutas, frescas y secas, que para ti, amado mío, he guardado.

Conforme el matrimonio madura, debe haber más amor y libertad entre los cónyuges. Aquí la joven toma la iniciativa. Muchas culturas tienen estereotipos de los papeles que deben jugar el hombre y la mujer para tener relaciones sexuales, pero la seguridad del amor verdadero da a ambos cónyuges la libertad de iniciar los actos de amor y expresar sus verdaderos sentimientos.

La mandrágora era una especie de planta rara que a menudo la gente creía que incrementaba la fertilidad. Las mandrágoras también se mencionan en Genesis 30:14-17.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Da un paso de Fe

Un hombre llevó una vez a su hija de tres años de edad a un parque de diversiones. Era su primera visita a un lugar así, y

Artículo Completo

La fe que mueve montañas

Una pequeña congregación en las faldas de las Montañas «Great Smokies» construyó un Nuevo santuario en un lote de terreno donado por un miembro de la iglesia.

Artículo Completo